Vecino jardinero cuida su cuadra y su casa de 80 años

Vecino jardinero cuida su cuadra y su casa de 80 años

Pacho ha dedicado su vida a conservar los jardines de su cuadra y en especial los de su casa, que fue construida en 1942 y aún la conserva original en un 93%, pues la considera un regalo de Dios. 

Pacho asegura que cuando florecen las orquídeas en los jardines de su casa, todo se impregna de “un olor a perfume”. Foto Camilo Suárez.

Pacho, como es conocido Francisco Blandón, asegura que se “amaña mucho en esta casa” y lo demuestra, pues ha dedicado toda su vida a cuidar esta estructura que fue construida en 1942 y aún la conserva en un 93% original: “solo le he cambiado la cocina, porque aquí había fogón de leña, y los baños”. Además, con su pasión por la jardinería ha convertido su hogar en un pulmón verde de la cuadra, donde también ha intervenido algunos jardines. 

Le puede interesar: ¡No hay tregua! asesinan a presunto fletero en Belén

Un jardinero profesional 

De su madre aprendió las primeras cosas de jardinería que luego perfeccionaría al realizar diferentes estudios en el SENA, el Jardín Botánico y otros lugares, sumando cinco diplomas que le permiten llamarse a sí mismo, orgullosamente, como un “jardinero profesional”: “la jardinería ha sido mi pasión desde que tengo uso de razón, aunque si he notado en mi cotidianidad que es una labor menospreciada porque las personas creen que el jardinero es una persona con un machetico, un sombrero y todo sucio, así lo percibido yo, pero no debe ser así porque uno embellece todas las plantas, como el cabello de una mujer cuando va donde el estilista”. 

A través de la venta de huevos, Pacho sigue conociendo más personas del barrio y otros sectores. Foto Camilo Suárez.

El 85% de los árboles que hay sembrados en la cuadra los sembró Pacho, pues siempre se a considerado como una persona muy ecológica y en su juventud, cuando este sector era conocido como El Municipio, por la cantidad de personas pensionadas del ferrocarril o del municipio que lo habitaban, emprendió con la labor de sembrar árboles para que las ardillas, las mariposas y las diferentes especies de pájaros tuvieran un hogar y le dieran vida al barrio. 

El cemento se apoderó de toda la cuadra en la cual ya solo se ven edificios y grandes construcciones, pero Pacho ha querido mantener su casa, a pesar de las grandes ofertas que le han hecho, porque “aquí han vivido cuatro generaciones, la cuarta ya son mis hijos que de pequeños les parecía ‘una casa viejita’, pero fueron creciendo y los mismos amigos les decían que esto parece una finca o un pueblo en medio del barrio, ahí se fueron amañando más. Además, a mí siempre me ha gustado vivir en casa y la he querido sostener no porque esté en contra del modernismo, para nada, simplemente es mi gusto y lo quiero conservar hasta que Dios quiera”. 

Únete a nuestro grupo de Facebook Vecinos Laureles

Luego de la pandemia se dedicó a realizar terrarios que los decora a su gusto y los vende, pues los hace con plantas que son fáciles de conservar. También comercializa, plantas, tierra, huevos y diariamente continua con el cuidado de su hogar y de sus jardines, pues “para mí esta casa es un regalo de Dios”. 

 

Por: Andrés Bedoya

johanb@gente.com.co

(Visited 2.500 times, 1 visits today)