Mauricio crea lámparas sostenibles con vidrio reciclado

Mauricio crea lámparas sostenibles con vidrio reciclado

Un refrán reza que algunos finales son felices y otros tan solo necesarios, sin embargo, lo que para Mauricio Soto fue el final de una relación sentimental se convirtió también en el comienzo de un emprendimiento y la motivación para superarse día a día.

Bastante afectado, así se sentía este vecino de El Trianón luego de culminar una relación cuando vivía en el Valle del Cauca. Todavía recuerda que en aquella época los invitaron a una boda y a él se le ocurrió obsequiarle a los novios una lámpara en vidrio fabricada a mano, un detalle salido de su creatividad que sin pensarlo comenzó a hacer eco entre sus conocidos y provocó que vendiera casi 50 lámparas.

Tiempo después el vínculo amoroso se acabó y él regresó a Envigado sin saber qué hacer con su vida. Su hija, una cómplice permanente de sus sueños le preguntaba con frecuencia ¿qué vas a hacer? y fue entonces cuando recordó las lámparas.

Elaboró una lista de 33 puntos que tenía que cumplir para consolidar su emprendimiento y a la fecha lleva 32 de esas tareas chuleadas. Se ha capacitado en gestión de mercadeo en instituciones como el SENA y el CEFIT, adquiriendo varias habilidades y conocimientos para minimizar los riesgos de su modelo de negocio.

Lea también: Yessie pinta obras de arte sobre botellas de vidrio

Las lámparas son de vidrio reciclado que este vecino limpia y esteriliza antes de añadirles el diseño. Suele imprimir la figura del motivo y luego plasmar con un plumón indeleble los trazos a los cuales se le aplica la técnica de vitral falso y por último, pero no menos importante, la pintura.

El anterior proceso dura entre una semana y 12 días mientras se le deja secar la pintura y se cocina en un horno para conservar los colores. Las lámparas son de interiores porque la intemperie deteriora los tonos y la pintura que utiliza no contiene plomo porque la fabrica él mismo, entonces cuida el medio ambiente generando menor huella de carbono en comparación con una lámpara tradicional.

Finalmente, Mauricio arma la base de madera y enciende un mundo de color en vidrio en un abrir y cerrar de ojos. Actualmente está estudiando la posibilidad de fabricar las bases en plástico reciclado o en impresión 3D. Por otro lado, los empaques de las lámparas también son amigables con el planeta tierra garantizando su misión de contaminar en menor proporción.

Lea además: Su misión es salvar el planeta

Formación de cero a cien

En el 2021 se vinculó con la Alcaldía de Envigado para perfeccionar el esquema de su iniciativa y de hecho, se hizo acreedor del puesto ganador en el programa Juntos Emprendemos y en el Fondo Emprender del SENA. También está involucrado con el programa de desarrollo económico sostenible del Área Metropolitana del Valle de Aburrá y no pierde la oportunidad de participar en las diversas ferias y bazares de los barrios para darse a conocer.

“A la gente le gusta mucho que las lámparas sean hechas a mano porque ofrece un diseño exclusivo de origen local”, declaró Soto. Incluso, con el Hub de Innovación del SENA está tratando de desarrollar una base que se mueva para darle un toque especial al susurro de luz que proyecta su producto.

Aunque ya lleva un recorrido de formación con entidades que apalancan el emprendimiento local, su gran reto durante este primer semestre del 2022 está orientado a ganar Capital Semilla. Más adelante sueña con exhibir sus curiosas lámparas en galerías, tiendas de regalos y lugares con accesorios de decoración de interiores.

Este vecino cuenta con el apoyo incondicional de su hija, una fiel compañera que a pesar de su corta edad no lo desampara en las ferias y en cada muestra donde su talento y berraquera brilla con luz propia.

No se pierda: Si te encanta vivir en Envigado únete a este grupo de Facebook 

Por Michelle Acevedo Vélez
michellea@gente.com.co

Fotos Cortesía.