El vecino de Envigado que tiene más de 600 relojes en su casa

El vecino de Envigado que tiene más de 600 relojes en su casa

Vive en Envigado hace más de 40 años y tiene claro que sus relojes son más que una simple colección. Desde la década del 70, Héctor Villa, vecino del barrio Primavera, decidió recolectar estos dispositivos, de toda clase y estilos, para que su casa tuviera un toque diferente.

Fotos: Cirely Villa.

Lea también: Este joven de Envigado colecciona orquídeas en el patio de su casa

Despertadores, relojes de campana, de pared, grandes, pequeños… cualquier reloj puede encontrarlo en la colección de Héctor. “Algo se despertó en mí cuando mi papá me enseñó a arreglar un despertador que yo tenía. Él me decía que por qué yo, mecánico industrial, no podía componer un aparato de estos”, cuenta el vecino.

Ya es pensionado, tiene 67 años, pero aún es un hombre social que comparte con sus amigos en diferentes zonas del municipio. “Me preguntan por los relojes y saben que tengo muchos (más de 600), pero en Envigado no he podido encontrar alguno que me sirva. Me toca bajar al centro de Medellín a conseguirlos cuando la situación con la pandemia baje un poco”.

Le sugerimos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de Envigado

Nos cuenta de manera jocosa que su esposa, Rocío Martínez, lo regaña a cada rato. “Porque a veces me descuido y no les hago mantenimiento (risas). Le voy a hacer caso y poner más bonita la colección”. ¿Algún comprador? El vecino dice que no descarta esta posibilidad, pero que no tienen ningún afán en vender alguno de sus relojes.

Los relojes más antiguos de Héctor. Fabricados en 1927 y 1928.

Le puede interesar: Jhon lleva más 25 años siendo relojero en Envigado

“Un día apareció alguien que quería comprarme un reloj antiguo, pero me vio la cara ofreciéndome cualquier cosa. A todos los quiero mucho como para regalarlos de esa manera”. Nos relata también, y con mucho orgullo, que los relojes más antiguos que tiene son de los años 1927 y 1928… y que aún funcionan. “Yo les hago reparaciones y todavía andan. Son los más viejos que tengo acá”.

En caso de que don Héctor Villa ya no esté en este plano terrenal, asegura que los relojes harán parte de la herencia. “Mi familia no le para muchas bolas a eso, pero mi hija es a la que más le gusta el cuento. Así que seguramente ella quedará con todos ellos”.

Algunos aún cantan con el ‘tic tac, tic tac’ resonante y sonante, otros ya pasaron a “mejor vida”. Sin embargo, Héctor se emociona cada vez que ve sus relojes por toda la casa. ¿Don Héctor… a usted no se le detiene el tiempo? “A veces me rinde, pero otras no tanto”.

Le recomendamos: Si amas a Envigado únete a este grupo de Facebook

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co