Cristina Sierra, la vecina más ‘tesa’ en estética y manicure

Cristina Sierra, la vecina más ‘tesa’ en estética y manicure

La veían hace 20 años caminando por diferentes barrios de Medellín, con mochila al hombro, en donde guardaba algunos elementos para ejercer su mayor pasión: manicure y estética. Las mujeres de la ciudad comenzaron a reconocer el talento de Cristina Sierra, una estudiante de diseño gráfico, quien sintió ese llamado a su verdadera esencia.

Lea además: Vecina creó su propia galería de arte en Laureles

“A los 20 años quedo en embarazo y ese mismo año enviudo. Así que me tocó rebuscármela por todo lado, como una madre soltera que tenía que sacar adelante a su hija”, comenta Cristina.

Quiso montar su negocio en un garaje, una de las mejores decisiones que esta emprendedora pudo tener en aquella época. “La misma demanda del negocio hizo que consiguiera más manicuristas. La historia comenzó en Laureles y, gracias a mis ahorros monté el segundo local en Belén”.

Las clientas aumentaban cada día y Cristina Sierra se convirtió en una marca reconocida de estética en la ciudad. Ya habían sedes en el centro de Medellín, en Envigado, El Poblado, Bello, Sabaneta y Villahermosa.

“En estos momentos tengo 175 manicuristas, todas madres cabeza de hogar. Es una empresa de solo mujeres, una labor social que quise hacer desde un principio. Puedo decir que a todas les va muy bien y viven muy agradecidas con este emprendimiento; esa es mi mayor recompensa hoy en día”, agrega la emprendedora.

Le puede interesar: Vecina elabora muñecos que ayudan en el duelo

Actualmente, Cristina es vecina en la Loma del Chocho en Envigado, un sector estratégico para su negocio. Es como una ‘hormiguita’, trabaja casi que 24/7 y vive de un lado para otro.

Lea también: Conozca a Natasha, la reina de la panadería artesanal

“Asisto a encuentros internacionales y me capacito para estar a la vanguardia. El mundo de la estética se ha transformado y ya no hay tantos tapujos frente a esta profesión, que anteriormente era tan mal vista. A mí me daba pena decir que era manicurista…. hoy es un máximo orgullo”.

El negocio de esta vecina, que lleva su mismo nombre (Cristina Sierra), ha tenido tanta acogida que se convirtió en una distribuidora de productos. “Les vendemos a otras manicuristas de la ciudad y del país, lo que evidencia que estamos haciendo bien el trabajo”.

Y Cristina tiene su mensaje para que los demás emprendedores encuentren el éxito: “Que sean disciplinados, que crean en su talento y no se dejen derrumbar por envidias y opiniones de los demás”.

La vanidad en Medellín sigue creciendo, de manera positiva, y Cristina Sierra también lo hace sin descanso. Mujeres se sienten orgullosas de esta vecina envigadeña. ¡Qué tesa!

Le recomendamos: Si amas a Envigado únete a este grupo en Facebook

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co

Fotos: Jaime Pérez

(Visited 1.218 times, 1 visits today)