Urbanización de Envigado se ganó premio por ser un paraíso ambiental

Urbanización de Envigado se ganó premio por ser un paraíso ambiental

Como dice Juan Ramón Echeverri, “yo no me siento en una unidad residencial, esto para mí es como estar en una finca”. Este vecino de la urbanización Flor del Campo, ubicada en la calle 40 AA sur con calle 32, barrio El Dorado, Envigado, se siente orgulloso por la labor que se ha hecho en un espacio mágico y donde se puede respirar aire puro. Gracias a estas condiciones ambientales, la Secretaría de Medio Ambiente de Envigado hizo un especial reconocimiento a dicha unidad, con el premio Envigado Florece, el cual hace un homenaje a las características que posee un determinado sector.

Al llegar a Flor del Campo nos dimos cuenta que su reconocimiento era más que merecido. Aves de diferentes especies como azulejos, búhos, bichofué, guacharacas, pájaros carpinteros, entre otras; además, zarigüeyas, ardillas, iguanas, insectos y una diversidad de plantas y árboles hacen que uno se quiera quedar allí.

“Ha sido un trabajo educativo, el cual incentiva a la comunidad a cuidar y a apropiarse del espacio. Acá tenemos la técnica de compostaje, huertas caseras y avisos informativos para la protección de la fauna silvestre, en especial de la zarigüeya”, explica Martha Lucía Fernández García, administradora de Flor del Campo.

Lea además: Este día se prenderán los alumbrados en Envigado

Se nota el aprovechamiento de los recursos naturales. Nos llamó la atención el uso de los troncos secos para resembrar otro tipo de plantas. “También funciona como decoración para la unidad. Los jardines florecidos y las plantas creciendo en estos troncos hacen que los espacios se vean muy lindos”, comenta Martha Lucía.

Aguacates, naranjas, guayabas, mangos, mandarinas, entre otros frutos, abundan esta fértil tierra envigadeña, un orgullo para los vecinos, no solo de la urbanización sino también de todo El Dorado. “Capacitamos a los niños y a la comunidad para la protección de la flora y la fauna silvestre. Tenemos comederos para las aves y las ardillas; le damos importancia a la función de las abejas, las cuales hacen un trabajo de polinización vital en este espacio que tiene gran variedad de flores”, explica la Administradora.

Y como dato curioso, la unidad Flor del Campo posee un mini Silape (Sistema de Áreas Protegidas de Envigado), con una especie de palma que está en vía de extinción y otra vegetación que sirve como hábitat de diferentes especies. “Las autoridades resaltaron mucho esa cualidad que tenemos acá porque son espacios que casi no se ven en una ciudad”.

Un pulmón verde de Envigado, sin ser un parque ambiental o un bosque en zona rural. Esta urbanización y sus vecinos dan ejemplo de cuidado al medio ambiente por medio de sus capacidades y conocimientos. ¡Bien por Flor del Campo!

Le recomendamos: Estos periquitos son los más queridos en Laureles

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co

Fotos: Camilo Suárez

(Visited 2.213 times, 1 visits today)