Jóvenes músicos resuenan con el Trío Fermata

Jóvenes músicos resuenan con el Trío Fermata

Tres jóvenes estudiantes de música de la Universidad EAFIT emprendieron un proyecto musical en conjunto, que además de perfeccionar sus habilidades musicales fortalece aún más su lazo de amistad.

Trío Fermata. Foto Edwin Bustamante.

Trío Fermata. Foto Edwin Bustamante.

Una simple tarea de clase fue la excusa perfecta para juntar a María Alejandra Amaya Pérez, Santiago Molina López y Sebastián Calle Rodas en la actividad que más los apasiona…hacer música.

Aunque llegaron al mismo camino por senderos diferentes tienen claro que son compañeros de la misma ruta. Alejandra se familiarizó con el violín desde que tenía 8 años, pues su madre escogió esta actividad como una herramienta para canalizar su energía, “me enamoré de este instrumento por lo melódico, ágil y brillante que es, me siento representada en él”, explica.

Santiago fue un jugador incansable del videojuego Guitar Hero y luego de explorar varios instrumentos su ilusión de tocar música clásica en una orquesta comenzó a materializarse al entrar a la Red de Escuelas de Música de Medellín. Como no había cupo para muchos instrumentos terminó seleccionando al más grande la familia de las cuerdas, el contrabajo.

Lea también: Jóvenes de Envigado suenan fuerte con La Bampayera

Por el lado de Sebastián la sensibilidad artística corre por sus venas, cuando era pequeño su abuelo le obsequió de cumpleaños una guitarra y la fascinación por interpretar grandes éxitos no ha disminuido.

Luego de que en una materia les asignaran a Santiago y Sebastián el reto de tocar tango, buscaron ayuda en Alejandra para equilibrar el peso de dos instrumentos tan armónicos como el contrabajo y la guitarra.

Su presentación no pasó desapercibida entre el público y en el momento en que una persona preguntó si este trío también tocaba en eventos, Alejandra se aventuró a responder de manera afirmativa.

Lea además: Lord Charles retoma el rock y el pop en su música

Así fue el comienzo, arriesgado e inesperado, “disfrutamos cada parte de esta experiencia, pues la amistad que tenemos hace que los ensayos sean prósperos y eso es lo bueno de la música, que cuando uno se lleva bien con una persona las cosas fluyen”, afirma Sebastián.

Se bautizaron como el nombre Fermata, una nota de esas que se prolongan el tiempo que el músico desee y que además aparece representada por un signo de punto que está coronado por un semicírculo.

Se le miden a tocar de todo, pues su afinidad por géneros como el jazz, el rock clásico, el pop y hasta la música urbana, nutre la diversidad de un trío que simboliza el equilibrio entre la juventud de la música contemporánea y la esencia de la música académica.

Le recomendamos: Si te encanta vivir en Envigado únete a este grupo de Facebook

La idea es tocar en cualquier tipo de evento y para ello actualmente buscan ampliar su repertorio. Saben que por estar en quinto semestre su prioridad sigue siendo la universidad, no obstante, trabajan por ser un trío versátil y reconocido en el medio, pues su conexión entra por los oídos y retumba en el alma.

Por Michelle Acevedo Vélez
michellea@gente.com.co

(Visited 89 times, 1 visits today)