Camila revive las tortas caseras con la receta tradicional de su familia

Tortas caseras y cupcakes en Medellín

Camila revive las tortas caseras con la receta tradicional de su familia

Esta vecina, que lleva toda su vida viviendo en Laureles, dejó a un lado su profesión como comunicadora social para dedicarse a la repostería, la actividad gastronómica que más le apasiona y por la que es reconocida en Medellín.

Cientos de productos de pastelería y repostería se pueden observar en las redes sociales de Camila Isaza García, pues sus tortas y cupcakes personalizados son famosos entre los habitantes de la comuna 11, quienes asisten al restaurante de su mamá, esperando el postre del día que ella prepara.

“En casa mi mamá ha trabajo con comida toda la vida, entonces nosotros ayudamos en pequeñas cosas con los platos que ella ha vendido. Desde que era una niña siempre me gustó hacer la parte de los dulces, es decir, de los postres”, comentó la vecina.

Le sugerimos: Reciba gratis en Whatsapp las últimas noticias de Laureles

Cuando estuvo en la universidad tomó varios cursos sobre repostería y así fue como potenció su talento. Mientras trabajaba en una agencia de publicidad alternaba sus trabajos, llegaba tarde de la oficina para dedicarse a la pasión de hornear tortas y venderlas los fines de semana.

Sin embargo, al poco tiempo regresó al restaurante de su familia donde se dedicó a preparar los postres del almuerzo y hacer un poco de arte con los las tortas y cupcakes que hace para sus clientes.

De interés para usted: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

Cuando haces esto con amor y gusto también es una forma de comunicar. Qué más alegría que ver una foto de una festividad, las personas compartiendo la torta que haces y siempre quedan muy contentas de acuerdo a las temáticas y los personajes”, contó Isaza.

Uno de sus factores diferenciadores es que todas las tortas y cupcakes que hace son personalizadas y diferentes, nunca será igual a otra, la creatividad prima en la decoración, sin importar de que temática la escojan.

Lea además: La repostería unió a Carolina con su mamá y sus hermanas

“No vendo ninguna torta con menos de 24 horas de hornearse, la sensación que debe producir entre los vecinos es comer y recordar aquellas tortas que nuestras abuelas hacían en la casa. Una tradición que a muchos nos tocó disfrutar en nuestra niñez y que genera nostalgia”, comenta.

A pesar de tantos cursos no cambia la receta familiar y aunque dice que no tiene ningún misterio, la clave está “en ponerle mucho amor cuando la trabajas”.

Vainilla, chocolate, oreo o naranja son los sabores base de sus elaboraciones a los que por lo general les agrega relleno de arequipe, fresa o Nutella. Teniendo siempre una decoración personalizada sobre cine, personajes, deportes, hobbies, música, animales, entre otras ideas.

Lea también: Doña Isabel vende las mejores solteritas de Laureles

Camila Isaza odia tocar la carne cruda y no es amante de la comida de sal, pues su gusto y pasión está en los pasteles dulces, tortas, brownies y cupcakes que pueda hacer. Mínimo tarda cerca de 3 o 4 horas para hornear y preparar sus productos.

Sueña con tener su propio rincón en la ciudad donde la gente pueda degustar de una taza de café y su increíble repostería casera.

Visite además: Ellas le cuentan dónde venden los mejores postres de Medellín

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co