Su misión es brindar bienestar

Su misión es brindar bienestar

Esta vecina de El Poblado (Medellín) decidió darle un giro a su vida y encontró su verdadera pasión ayudarle a la gente a conectar cuerpo, mente y espíritu. Conozca a esta vecina.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Almaserena (@almaserena__)

No se pierda: Pablo fusiona el yoga y la sexualidad

Cuando Catalina habla, transmite paz. No solo por su tono de voz calmado, profundo y dinámico, sino porque cada palabra que pronuncia está cargada de bienestar, espiritualidad y amor propio: “…Todo el mundo está pensando en lo que va a ser, por eso mi invitación es que nos concentremos en lo que somos”.

De profesión Catalina Sierra es administradora de negocios. De hecho, durante mucho tiempo ejerció en diferentes empresas.

Además: Luisa creó un teatro mental

Sin embargo, dice, “fue algo que estudié como por obtener el cartón y continuar con un legado familiar empresarial, pero no era algo que me hacía vibrar”.

En esa búsqueda de sus pasiones se topó con la joyería y se encarretó. “La elaboración de joyas es como la alquimia, tomar un material y transformarlo, y eso captó toda mi atención”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Almaserena (@almaserena__)

Renunció a su empleo y creó su propia marca de accesorios, hasta que sintió que era momento de terminar con ese emprendimiento.

Informese: Kelly creó una tienda para el bienestar y el equilibrio de las mujeres

“Esa situación coincidió con que una amiga me dijo que, como yo practicaba yoga por recomendación médica (después de mi segundo hijo me dio depresión posparto y disautonomia), hiciéramos a un profesorado y apenas terminé de estudiar empezaron a llegar mis amigas con sus hijos para que les dictara clase, así que estudié yoga para niños”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Almaserena (@almaserena__)

Catalina, que también se certificó en mindfulness, dictaba las clases en su casa, hasta que, en uno de sus recorridos matutinos por San Lucas vio la casa en la que hace 4 años está ubicado Ananda, su centro de bienestar soñado hecho realidad.

Recuerde: Conozca el poder curativo de los cristales

“Yo quería como una casa finca y cuando vine a preguntar la dueña me dijo que solo alquilaba el garaje, pero yo le dije que la quería toda y me estiró la mano con las llaves: “Muñeca, esta casa es tuya”.

Por suerte, encontró en Marcela Trujillo, una de sus maestras de yoga, una aliada. “Acá las personas vienen a buscar bienestar, bien sea a través de la psicología y la medicina alternativa o mediante el reiki, los ángeles, la astrología, el yoga, la alimentación ayurveda o el mindfulness… Vienen a a regalarse tiempo, a conectar cuerpo, mente y espíritu, a encontrarse con sus gustos y sus retos personales, pero sobre todo a entender que la felicidad está en las pequeñas cosas de la vida, en el olor de una flor, un abrazo, un café, un atardecer o una buena conversación y que a veces por ir corriendo nos perdemos de estas oportunidades”.

No olvide: Andrea comparte diez posturas de yoga para embarazadas

Por: Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

(Visited 132 times, 1 visits today)