Siguen los problemas por casos de prostitución en El Velódromo

Vecinos de El Velódromo cansados de la problemática

Siguen los problemas por casos de prostitución en El Velódromo

Vecinos de este barrio de Laureles están preocupados por el incremento de casos de prostitución en una vía principal del barrio. Aseguran que de esta actividad se desprenden problemáticas como el consumo de drogas, hurtos y riñas callejeras.

De día parece un barrio común y corriente, donde los vecinos se preparan para ir al trabajo, se observa llegar a los empleados del Inder y a los niños bajarse de sus transportes para asistir al colegio que queda en frente del patinódromo.

Cuando cae la noche, la misma calle se convierte en una mini ciudad Gótica, su caos y sus problemas ocasionan el cierre de todas las cortinas de las ventanas cercanas. Dicen los vecinos que así evitan observar una realidad con la que al parecer no se ha podido hacer nada.

Un barrio peligroso

Lo peor es que esta situación no es nueva, porque la calle 47 D a la altura de la carrera 77 tiene hace meses la presencia de algunos integrantes de la comunidad LGTBIQ+ quienes tienen como actividad económica el ejercicio de la prostitución.

Visite además: En El Velódromo no aguantan el mal parqueo de buses en el barrio

Los comentarios de los vecinos siguen siendo los mismos desde marzo de 2021 cuando Gente realizó un artículo sobre la problemática del sector.

“Convierten el barrio en un sector inseguro que deriva en otras problemáticas como el consumo de drogas, riñas callejeras, ruido, robos y hasta la presencia de personas extrañas y la llegada de bandas delincuenciales”.

Gente nuevamente recorrió las calles de este sector evidenciando un crecimiento de personas dedicadas a la prostitución, teniendo en cuenta que esta situación anteriormente se presentaba después de las 10:00 p.m. y ahora comienza desde las 7:00 p.m. o 7:30 p.m.

Otras problemáticas

Por otra parte, regresó la plaza de vicio que estaba ubicada en la parte trasera, por el sendero peatonal, de este escenario deportivo.

Le sugerimos: La prostitución en El Velódromo llega a otros lugares de Laureles

El lugar se presta para la venta y el consumo de sustancias psicoactivas, al estar escondido por las altas copas de los árboles, en los costados de la canalización de la quebrada La Hueso.

Mientras todo esto ocurre en las afueras de sus casas, los vecinos se quejan pero guardan reserva de sus identidades por temor a que tomen represalias contra ellos o que los amenacen como ha sucedido en otros episodios.

Así es como una residente que lleva 11 años en uno de los edificios del sector comentó que “estaba en el balcón junto a mi hijo y solo estábamos hablando y observando carros pasar, cuando de pronto una mujer comenzó a gritarnos groserías, insultarnos y mostrarnos sus partes íntimas, una situación incómoda sobre todo porque él es un niño y no tiene que estar viendo ese tipo de cosas”.

En otro de los casos reportados cuenta un vecino, quien prefirió reservar su nombre por seguridad, que han registrado en videos algunos casos de hurtos y riñas entre estas personas, además de la nada agreden verbalmente a los residentes del sector.

Lea también: Indignación por aves decapitadas en el barrio El Velódromo

A algunos empleados que trabajan en la institución educativa de la zona, les da miedo salir después de las 6:30 p.m. por motivos de inseguridad. Manifestando que en varias oportunidades “desde esa hora comienza a observarse un ambiente maluco y debemos caminar para llegar al transporte público”.

El accionar de la Policía

Gente consultó con el mayor Luis Fernando Viveros, comandante de la estación de Policía de Laureles, quien manifestó que “efectivamente hay una problemática con algunas de estas personas pertenecientes a la comunidad LGTBIQ+ no por su ejercicio del trabajo, sino porque ya hay prácticas relacionadas con diferentes delitos como hurtos a personas y consumo de estupefacientes”.

Desde la Policía Nacional y las diferentes dependencias de Administración municipal han realizado varias actividades de socialización con estas personas, es decir, “incentivamos un plan de trabajo donde la recomendación es estar en circulación permanente y no quedarse en este punto del barrio”, comentó el comandante.

De interés para usted: El Poblado, un lugar de encuentro para la comunidad LGTBI

Sin embargo, afirmó que “sí hay personas capturadas pertenecientes a esta población, las cuales han incurrido en diferentes acciones como riñas entre ellas mismas, consumos de drogas y hurtos a personas con armas blancas”.

Desde este despacho descartaron la presencia de bandas delincuenciales en la zona, ni hay tampoco delincuentes que se hacen pasar por personas de esta comunidad, con el fin de cometer los robos.

“La Policía no puede generar desplazamientos forzados porque esas serían acciones arbitrarías y se podrían violar sus derechos. Sin embargo, el patrullaje y la reacción ante el llamado de la comunidad es constante, lo que ha permitido que se generen algunas capturas”, finalizó.

También puede visitar: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexis@gente.com.co
Fotos: Esneyder Gutiérrez

(Visited 286 times, 1 visits today)