Así es la ropa para todes, una comunidad diversa

Así es la ropa para todes, una comunidad diversa

Esta dupla de personas diversas creó una línea de vestuario cómodo y auténtico con el que muchas otras pueden sentirse identificadas.

María Camila Vanegas y Laura González creadoras de Rever. Foto Manuel Saldarriaga.

‘Avísame cuando llegues’, una frase de esas que pueden pasar desapercibidas, sin embargo, es el reflejo de la permanente preocupación que existe entre los miembros de la comunidad LGBTIQA+ por su seguridad, y es que según cifras de la Defensoría del Pueblo con corte al 17 de mayo, en el último año se registraron 248 casos de violencia contra esta población en el país.

Justamente por defender su identidad, María Camila Vanegas se llegó a ver expuesta a confrontaciones con su propio entorno. Esta vecina de Laureles, profesional en literatura y aficionada a la moda, creció como una niña muy masculina, simpatizante de los juegos de carreras, el popular escondidijo y las rodadas en bicicleta.

“Había un contraste en mi casa con mi hermana, pues ella era más femenina y yo me rehusaba a utilizar colores como el rosado”, explica María Camila, quien desde pequeña sintió atracción por niñas y niños, entendiéndolo como algo normal y permitiéndose aceptar esa parte de su identidad.

Lea también: El Poblado, un lugar de encuentro para la comunidad LGTBI

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Rever (@rrreverrr)

Algo muy distinto a lo que experimentó Laura González, quien se refiere a sí misma con pronombre de género no binario, pues a pesar de sentirse identificado como lesbiana, siempre tuvo varias incomodidades con su cuerpo y la figura femenina en general, “a medida que fui creciendo me sentí más seguro pues entendí las diferentes formas en las que uno puede fluir con los géneros, los gustos, la forma de vestirse y la sexualidad”, menciona Laura.

La identidad a través del vestuario

Con el afán de representar su identidad mediante las prendas de vestir que se ponía, María Camila creó en el año 2015 Rever, una marca de ropa enfocada en la sexualidad de diversa, que además de crear vestuario cómodo y auténtico promueve un espacio seguro para conversar alrededor de temas como la educación para el consumo, el amor propio y la diversidad, entre otros.

Para el año 2018 ellas dos coincidieron en una relación sentimental, en la cual se dedicaron de lleno a la marca. Además de contar con ropa para mujeres y hombres cisgénero comenzaron a diseñar ropa interior para personas trans ajustándose a las necesidades de cada cuerpo.

Lea además: Bandera LGTBI ondea en el cerro Nutibara

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Rever (@rrreverrr)

En este proceso creativo incorporaron prendas que en el contexto de Medellín no suelen utilizar los hombres como bodys, faldas largas, crop tops y demás, pues su planteamiento era derrocar aquellos constructos sociales que dictaminan qué debe usar cada persona partiendo de su género.

“No hay necesidad de vestirse de una u otra forma, si te sientes cómodo con eso, póntelo”, afirma Laura, quien conoce de primera mano la discriminación por su apariencia física.

Visibilizar temas “incómodos”

Aunque su relación finalizó en el 2021, este par de amigues sanaron el vínculo que habían construido para seguir brindándole soporte a Rever. Incluso, socializaron con su comunidad el proceso de desvincularse desde una perspectiva de aprendizaje.

De ese modo han creado campañas que acompañan sus colecciones de ropa orientadas a poner sobre la mesa temas de conversación como la salud mental, el suicidio, el despecho, el trabajo sexual, el cuerpo y demás tópicos de los que abiertamente nadie quiere hablar.

De interés para usted: Comunidad LGTBI destacada en Envigado

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Rever (@rrreverrr)

Los problemas de las personas de la comunidad LGBTIQA+ también entran en juego en un diálogo que propone no solo testimonios de expertos, sino también alternativas para abordar la falta de educación en la sociedad, el déficit de oportunidades laborales, los crímenes de odio, discriminación y violencia y otras aristas que requieren atención.

“Virtual baby angel fue una campaña de ropa donde abordábamos el trabajo sexual, pues en este entorno está muy presente y buscábamos ahondar con delicadeza y respeto un debate sobre las razones por las que se practica y sobre el entorno de los amigues que lo ejercen”, argumenta Vanegas.

Pese a la polémica y las susceptibilidades que sus campañas puedan tocar, Rever sigue abriendo espacios para la vulnerabilidad, pues gestionar estos dilemas con una red de apoyo como la comunidad que han levantado, facilita no solo compartir vivencias de sexualidades diversas sino comprender que en realidad no están solos.

Le recomendamos: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

“La colección Avísame cuando llegues surgió en medio del estallido social, entre muchas marchas y movilizaciones que a pesar de darle voz a nuestras posturas como comunidad, también implicaban un riesgo por el cual uno se despedía de alguien y no sabía qué pasaría después”, dice González acerca de la icónica frase.

Inspiradas por las cosas que las rodean y la realidad social que atraviesan, este par de vecinas le siguen rindiendo homenaje a la diversidad con la autenticidad como bandera, pues cada camisa, bolso o chaqueta están hechas con un amor de muchos colores.

Por Michelle Acevedo Vélez
michellea@gente.com.co

(Visited 106 times, 1 visits today)