Antiguo mural fue rescatado en las obras del intercambio de Colombia con la 80

Antiguo mural fue rescatado en las obras del intercambio de Colombia con la 80

Antiguo mural fue rescatado en las obras del intercambio de Colombia con la 80

En una de las casas que fueron adquiridas por la Empresa de Desarrollo Urbano (Edu) para la construcción del intercambio vial de la calle Colombia con la avenida 80, fue encontrado un antiguo mural. Se trata de una obra del artista antioqueño Ramón Vásquez Arroyave, el cual fue pintado hace más de 60 años.

La vivienda que ya fue demolida perteneció a la familia Tejada Yépez, quienes habitaron ese espacio durante 44 años hasta que tuvieron que salir de allí para darle paso a la construcción de la obra complementaria al metro ligero de la 80.

Mercedes Tejada, exdueña de esta casa ubicada en la comuna 11 de Medellín, recordó: “La compramos en 1976 y ya tenía el mural del artista. Es muy curioso porque siempre fuimos admiradores de él, es más yo fui su alumna en algunas clases de arte. Reconocí su trabajo de inmediato, lo que hizo enamorarme más de la casa”.

Este obra de arte estaba ubicada en el comedor de la vivienda y fue creada por el maestro Vásquez en la década del sesenta cuando la casa le pertenecía a la familia Ochoa. La pieza fue un detalle para los propietarios de la casa en esa época, ya que al artista le gustaba pintar y construir sus murales en cualquier parte de la ciudad.

Lea además: En la Pinacoteca Da Vinci aprovecharon la cuarentena para restaurar sus obras de arte

Desde que la vecina adquirió el inmueble cuidó el mural como si fuera un tesoro. Aunque la vivienda ya fue demolida, la pieza de arte fue llevada a otro municipio donde se encuentra en perfectas condiciones.

“Sobrevivió a la limpieza de una señora del servicio que pensó que los niños habían rayado el mural, y cuando revisamos estaba borrando era la firma del maestro. También quedó intacto cuando ocurrió el atentado del 30 de julio de 1999, donde un carro bomba fue detonado al frente del Gaula Rural. Recuerdo que la casa quedó medio destruida, los techos, las ventanas, la puerta del garaje y varias puertas, pero la pared de la cocina donde estaba el mural quedó intacta”, aseguró la vecina.

Tanto fue el amor que le cogió a la obra que cuando le llegó la notificación de compra por parte de la Edu ella dijo que entregaría su casa con una sola condición: la de salvar el mural de Ramón Vásquez.

“Me parecía un crimen cultural demoler el mural. Inicialmente desde la Edu me dijeron que no tenían contemplado el hecho de cuidarlo, ni las condiciones para hacerlo. A pesar de ser un proceso larga negociación logramos salvarlo. Me costearon el desmonte y el traslado del mismo, el nuevo problema era dónde lo iba a poner”, explicó Mercedes Tejada.

Contexto de la noticia: 105 predios serán adquiridos para el intercambio de Colombia con la 80

Un proceso milimétrico

Era complejo cortar una pared de 3.60 metros de ancho por 1.30 metros de alto sin que se afectara, pero gracias a la ayuda de sus hijos, que son ingenieros, y la disposición de la Edu, consiguieron una forma para salvar la obra de arte y trasladarla sin que sufriera algún tipo de daño.

La vecina buscó varias opciones para dejar el mural. Sin embargo, comenzó a buscar a los descendientes del maestro Ramón Vásquez, pues sentía que la obra les pertenecía. Fue un proceso arduo hasta que encontraron a Santiago Vásquez, su nieto, quien actualmente tiene una galería y es el curador de las obras de arte de su abuelo.

“Él me dijo que no conocía la existencia del mural ya que su abuelo hacía obras de arte en cualquier parte de la ciudad y sin ningún interés económico, simplemente se inspiraba y comenzaba a pintar. Así fue como se apersonó del caso y encontró el lugar perfecto donde se pudiera exhibir”, contó la vecina.

El mural fue donado al Museo Maja en Jericó (Antioquia), lugar donde Ramón Vásquez realizó su última exposición antes de su deceso en 2015.

Le sugerimos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de Laureles

José Elías Fonseca, coordinador de proyectos de la Edu, fue encargado de supervisar el proceso de desmontar el mural sin que sufriera ninguna afectación. Para ello tuvieron que realizar varios procesos.

“Era la primera vez que nos enfrentábamos a una situación así, pedimos ayuda a la Secretaría de Cultura pero no hubo recepción de alguna respuesta. Luego visitamos varios museos para recibir una solución por parte de las curadurías sobre su manejo. Inicialmente pensamos que la obra quedaría inmersa en el proyecto del puente del intercambio vial, pero la vecina decidió llevarlo para otro lugar”.

La entidad asumió los costos del traslado hasta el Suroeste antioqueño, donde actualmente se encuentra el mural a la espera de ser inaugurado después del aislamiento obligatorio.

Por su parte, Mercedes Tejada, quien entregó su casa el pasado 18 de diciembre, actualmente se encuentra viviendo en un convento ubicado en el barrio Buenos Aires. Allí tiene varias amistades que culminaron sus labores como monjas.

Lea también: FOTOS: Un vecino de Laureles avista aves y las pinta sobre lienzo

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co