Desde Tailandia Laura trae la repostería a base de plantas

Desde Tailandia Laura trae la repostería a base de plantas

Desde Tailandia Laura trae la repostería a base de plantas

Esta vecina de El Poblado (Medellín) llegó hace 2 meses de Asia para compartir sus conocimientos en comida vegana. Conózcala.


Un mes antes de empezar a dictar clases Laura Castro se volvió vegana. Por eso, apenas llegó a Tailandia, probó todos los platos que pudo y en enero de 2017 reinventó su cocina.

Cuando Laura estaba eligiendo qué estudiar pensó en Arquitectura, Aviación o Psicología. Por suerte, su papá le dio un buen consejo: “Haz de tu hobby tu profesión”.

Ante semejante advertencia, a la entonces adolescente no le quedó de otra: cocinar era lo suyo. En 1998 se fue para Minnesota, Estados Unidos. Hizo un par de cursos de inglés y cuando se sintió preparada empezó la carrera de Gastronomía.

Su primer trabajo fue en un hotel ubicado en Saint Paul. “Apenas me entregaron el uniforme me lo puse y me miré al espejo. No lo podía creer. Se me escurrieron las lágrimas: ‘¡Logré!’, grité. Entonces supe que esa había sido mi mejor decisión”.


Durante 6 años recorrió varias cocinas de la ciudad, hasta que llegó a la repostería de un restaurante italiano. Esa fue su primera experiencia como pastelera.

“Ahí sí que me encontré. Entraba a las 8 de la mañana y ellos abrían a las 4 de la tarde, así que me quedaba sola toda la mañana. Primero hacía mis tareas y después ensayaba cosas que jamás hubiera imaginado. Y cuando le daba a probar a mi jefe, me decía que ese postre se iba a ofrecer en la noche”.

Él, asegura, fue una de sus mayores influencias. Todos los días le dejaba retos: “De repente, en la cocina, aparecía un libro con una receta abierta y una nota: ‘Sería rico probar este postre’. Y obvio lo hacía”.

También fue quien la animó a participar en el concurso organizado por la asociación gastronómica internacional Chaîne des Rôtisseurs. En esa competencia Laura ocupó el primer puesto y se ganó el honor de representar a Minneapolis en los regionales. En esa segunda ocasión su jefe la entrenó y, aunque no salió victoriosa, “me sentí muy orgullosa de mi profesión”.


A esta vecina le entró la nostalgia y regresó a Colombia para trabajar como profesora en La Colegiatura. Además, con Pilar Velilla, creó In Situ y Le Coq Rosticería. Sin embargo, no se quedó mucho. En 2014 viajó a Brasil para trabajar como chef privado en la Copa Mundial de Fútbol y después se fue para México a preparar comida saludable en un resort.

Estando en Centroamérica le salió una oferta laboral en Tailandia. Necesitaban una persona con experiencia en docencia y manejo de plantas para montar una escuela de cocina vegana. A finales de 2016, Laura se puso el reto de replantear su vida y sus recetas.

En Asia experimentó otros sabores y desafió su creatividad. Aplicó sus nuevos conocimientos a su gran pasión: la repostería. Empezó con galletas y evolucionó a tortas, postres y helados.

Hace 2 meses volvió a Medellín, vive en un apartamento cerca de la Clínica El Rosario y en esa cocina se trazó un nuevo desafió: “Enseñarle a la gente a tener una relación bonita con los alimentos, con las plantas”, así como ella lo logró.


Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Julio 5, 2019

Categoría

El Poblado, Emprendedores, Gente

Tags

chef, cocina, comida vegana, gastronomia, pasteleria, plantas, reposteria, tailandia, veganismo