Repinta, una nueva vida a lo que otros no usan

Repinta, una nueva vida a lo que otros no usan

Isabela Ceballos y Paula Montoya crearon una tienda virtual con ropa de marcas y diseñadores reconocidos que ellas u otras personas ya no usan.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Repinta! (@repinta.co)

No olvide: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Comprar una falda de Silvia Tcherassi por $ 200.000, casi el 17 % de su valor real, solo porque alguien la usó una vez, es un regalo.

Y ni hablar de los tacones de Milano, el vestido de Renata Lozano o la camisa de Ana Lucía Bermúdez, tesoros que llegan a las manos de Isabela Ceballos y Paula Montoya para que otras personas accedan a ellos por la mitad de la mitad de la mitad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Repinta! (@repinta.co)

El año pasado, mientras recibían el sol en una terraza de La Loma de Los Bernal y conversaban sobre las dificultades económicas que había traído la pandemia, madre e hija comenzaron a pensar cómo generar ingresos extras para la casa.

Entre muchas otras cosas, a Isabela, estudiante de Derecho en la Universidad Eafit, se le ocurrió crear una tienda virtual con ropa de segunda mano.

Además:  Vecino de Belén interpreta al maestro Rodrigo Arenas Betancur

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Repinta! (@repinta.co)

“Yo uso mucho Tik Tok y ahí había visto que en Estados Unidos era algo recurrente. Sin embargo, cuando investigué en Medellín, para vender unas prendas que ya no me servían, encontré poca oferta… Apenas le conté a mi mamá empezamos a buscar un nombre llamativo y que hiciera alusión a un estilo de vida sostenible y consciente”.

Infórmese: Aprenda a Ser Sostenible

Así, nació Repinta. La ropa de esta tienda no es común y corriente. Además de incentivar las pequeñas acciones que aportan al planeta y vender productos de óptima calidad a quienes desean tener un consumo responsable, estas vecinas se empeñaron en tener dentro de su catálogo objetos de marcas y diseñadores reconocidos que ellas o sus amigas tienen archivados en el closet.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Repinta! (@repinta.co)

“Son accesorios, bolsos, vestidos, faldas, camisetas, camisas, chaquetas o zapatos que compraríamos nosotras, por eso hacemos curaduría (no motas, no rotos, no desteñidos). Una vez aprobadas van a la lavandería para que estén limpias, huelan rico y cumplan con todos los protocolos de bioseguridad”, cuenta Paula.

Recuerde: Andrea elabora productos reutilizables y sostenibles de higiene personal

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Repinta! (@repinta.co)


Recuerde:Estas hermanitas crearon un empredimiento de ropa y accesorios

Generalmente el costo de las prendas es bajo en comparación con el precio real.

“Hay personas que nos traen cosas que se pusieron una sola vez o que incluso tienen la etiqueta porque las compraron y no las convenció o se las regalaron y nunca las utilizaron. Lo bueno es que ellas también reciben un porcentaje del precio de venta”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Repinta! (@repinta.co)

Pero este no es su único valor agregado, el empaque de entrega está hecho con papel reciclado y las etiquetas, que al mismo tiempo son separadores de libros, tiene mensajes que refuerzan el concepto Repinta: “Lograr que las prendas cuenten una segunda historia“.

No se pierda: Así son las populares ventas de garaje de Andrea en Belén

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Repinta! (@repinta.co)

Importante: Si le gusta ser vecino de Belén únase a este grupo de Facebook

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

(Visited 33 times, 1 visits today)