Ellos llevan la Navidad a los perros de la calle

Ellos llevan la Navidad a los perros de la calle

Ellos llevan la Navidad a los perros de la calle

Por esta época la Fundación Animalibre hace recolección de concentrado para donarlo a los animales sin hogar. Ayúdelos.

Aunque los animales no entienden qué es la Navidad, esta es una época precisa para ser solidarios y regalar alegría a quienes más lo necesitan. Por esta razón, Animalibre desea que los animales callejeros y rescatados reciban alimento y cariño en esta temporada. Lo mejor es que todas las personas pueden ayudar.

Esta entidad sin ánimo de lucro, que lucha por el bienestar de los animales y el medio ambiente, realiza a lo largo del año diferentes eventos para el bienestar de los peludos, sin embargo, en diciembre la corporación lanza una campaña de recolección de concentrado para donarles a albergues, fundaciones y perros de la calle.

Según Alexánder Gaviria, fundador de Animalibre, todos los años hacen esta actividad en instituciones, veterinarias o redes sociales. “La idea, además del cuido, es que la gente nos dé medicamentos, comederos, juguetes y cobijas en buen estado para llevárselo a los animalitos sin hogar, especialmente a los callejeritos, porque son perros que muy pocas veces reciben comida o tienen algún tipo de privilegios”.

Los recorridos para entregar las donaciones incluyen atención veterinaria y detalles para los habitantes de calle que tienen mascotas. “Compartimos con ellos, escuchamos sus historias, conocemos los casos y a algunos les conseguimos hogar… Todo para llevarles una Navidad a los animales”.

Lea además: 3 mascotas que encontraron hogar gracias a Gente

Una labor que nunca termina
En más de una ocasión, a Alexánder le ha tocado suplicarles y hasta llorarles a los dueños de los criaderos de bulldog que le entreguen un perro para que no lo sacrifiquen. El único pecado de estos cachorros es haber nacido con hidrocefalia, espina bífida, problemas en el corazón o algún defecto físico o reproductivo que impida su venta.

Desde que tenía 15 años, este joven de 23 rescata animales. De hecho, es auxiliar veterinario y piensa seguir la carrera profesional para continuar con su labor. Como muchas personas, comenzó difundiendo algunos casos de maltrato y abandono por medio de redes sociales, sin embargo, hubo uno que lo obsesionó y le mostró su misión de vida.

“Era el de una perrita a la que le habían dado varios machetazos y nadie la ayudaba. Así que me hice responsable y la llevé al veterinario. Recuerdo que todavía estaba en el colegio e hice una recolecta de dinero con mis compañeros de clase y con eso pagué la cuenta”.

Después de darla en adopción, llegaron a sus manos otros animales y con un grupo de amigos decidió crear la corporación Animalibre, “somos un equipo de personas amantes de los animales. Entre nosotros hay médicos veterinarios y técnicos auxiliares veterinarios, con enfoques desde la rama de la zootecnia, etología y otros procesos con las cuales podemos ayudar a más peludos”.

Le sugerimos: En Medellín ofrecen un Airbnb para perros

Pero desde hace 2 años, Animalibre está dedicada al rescate de los bulldogs que están en los criaderos, sobre todo de los cachorros con problemas genéticos o las hembras que ya no son aptas para la reproducción, “pues normalmente estos perros son sacrificados, y lo que nosotros hacemos es darles una segunda oportunidad”.

A esta raza canina Alexánder llegó por pura casualidad, incluso confiesa que antes no le gustaba. “Entre tantos casos llegó el de un perrito que tenía paladar hendido y tocaba alimentarlo por sonda. Me conecté mucho con él, lo levanté y lo entregamos en adopción. Después llegaron más, entonces conocí la raza y me enamoré de su locura, ternura y torpeza. Entendí que sufren mucho por su complejidad y vimos la necesidad de educar y sensibilizar sobre el tema”.

La gente empezó a reconocerlos por esta labor y el voz a voz hizo que los dueños de los criaderos de bulldog se contactaran con la corporación para entregarles a los perros de descarte. Incluso en ocasiones a Alexánder y a sus compañeros de causa les toca rogar por que no les pongan la eutanasia a esos peludos que no representan ganancias.
“Por mi oficio, me identifico mucho con los animales enfermos, pienso que desde la medicina veterinaria se les puede dar calidad de vida, y ese es nuestro principal objetivo”.

De acuerdo con el rescatista, hay casos más fáciles que otros. Sin embargo, esos de difícil adopción son con los que él se queda: “Míos, tengo una shih tzu con varios problemas de salud, y 2 bulldogs, una maltratada y otra con hidrocefalia… También hay muchos que se han salvado, pero que debido al avance de sus enfermedades ya no están con nosotros”.

No se pierda: Sepa qué hacer con el popó de los perros

La mayoría de perros que llegan a Animalibre necesitan hospitalización, y aunque la Veterinaria Safari es un gran aliado, los voluntarios son quienes asumen los gastos de cada animal. Por suerte, muchos adoptantes o personas que conocen su labor hacen donaciones y este dinero no solo les sirve para pagar las cuentas, sino también para realizar diferentes actividades.

“Nosotros creemos en la esterilización como mecanismo para controlar la sobrepoblación y el abandono, por eso hacemos jornadas gratuitas en lugares donde los índices de fauna callejera es alta y los tenedores son de escasos recursos. Para lograrlo contamos con el plan padrino: la gente interesada hace un aporte económico por mascota e incluso, si no tiene hogar, puede cuidarla en los posoperatorios”.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by AnimaLibre (@animalibrecom) on


Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co