10 recetas fáciles sacadas de las notas de mi mamá

10 recetas fáciles sacadas de las notas de mi mamá

10 recetas fáciles sacadas de las notas de mi mamá

No puedo dejar de pensar en mi mamá en estos días de recogimiento. Me la imagino llamándome varias veces al día para asegurarse de que no estaba saliendo de la casa, sentada con mi papá tomándose una copita de jerez, jugando solitario entre dos.

via GIPHY

Mi mamá era igual a las señoras de esa época, dulces pero estrictas, dedicadas a complacer a su familia con lo mejor de la cocina casera.

De las que toda la vida se firmó con el “De Molina” que adquirió a sus 15 años cuando se casó a las 5 de la mañana en la catedral de Manizales en 1946. Otra época, ni mejor ni peor.

Con tanto tiempo en estos días, saqué sus folders de cocina y pude descubrir de dónde salían tantas maravillas para sorprendernos constantemente, ya que nunca repetía un plato en el mes, en una casa en donde se tenía la bella costumbre de servir sopa seco y sobremesa, en horarios inflexibles, en los que teníamos que estar sentados en la mesa, debidamente arreglados y por ningún motivo se podía hablar de religión, política o plata.

Mis papás duraron 65 años cogidos de la mano, ella se fue primero y mi papá no dejó de llorar ni un solo día hasta que se fue a buscarla.

Lea además: La cuarentena, una magnífica oportunidad para disfrutar la cocina paisa

Al ver todas esas recetas que recuerdo con inmensa nostalgia y emoción, no me extraña el amor tan grande que le tengo a la comida y la cocina. Me queda la inmensa satisfacción de haberle cocinado muchas veces durante los últimos días de su vida, cuando me repetía con su voz dulce inolvidable: “Álvaro José, eres el mejor cocinero del mundo”.

También como todas las señoras de esa época, las recetas de sus notas, tienen los nombres de las personas que se las dieron: El helado de Teresita, la torta de Pastorita o el flan de Lucero.

Lo más particular son las medidas de temperatura, tiempo, volumen: un tris, una pisca, muy caliente, bastante, un poquito, un ratico, un rato, que a la final eran como mensajes secretos codificados entre las mamás, que se entendían con señas y no necesitaban complicarse la vida. Se cocinaba con el amor propio del instinto maternal.

Hoy quiero compartir las más fáciles sacadas de sus notas, para que las puedan hacer en familia durante estos días tan particulares. Recetas elementales cuando la cocina era un acto de amor para compartir, no un show para deslumbrar. Copiadas textualmente:

Le sugerimos: Cocinando en cuarentena con lo que tenemos en la nevera

1) Arroz negro Marta
Se pone a dorar bastantica cebolla rallada o picada en mantequilla, se le agrega un poco de panela y luego se hace normalmente el arroz en cocacola y pasas.

2) Arroz Leticia
Se suda el arroz común y corriente. Se pica pimentón verde y rojo y se sofríe en mantequilla o margarina. Se pica un tarro de piña en trozos pequeños, se le pone pasas y se revuelve todo.

3) Solomito Silvia
Un solomito entero se parte no completamente en tajadas y entre una y otra se va intercalando tocineta. Se mete al horno con cebolla en rodajas y cocacola.

4) Solomo Ruth
Se fríe cebolla, pimiento, ajo, luego se echa carne en cuadritos, se deja un ratico. Por último, crema de leche, champiñones con un poco de jugo y una copa de vino blanco.

No se pierda: Carolina comparte 4 preparaciones para fortalecer las defensas durante el aislamiento

5) Papas Elena María
A un buen puré se le echan dos yemas, un tris de leche, mantequilla y sal. Se hacen rollitos que luego se pasan por dos claras de huevo batido y polvo de bizcocho. Se fríen de tres en tres.

6) Tomates rellenos de Carmelina
Se les saca el relleno a los tomates maduros con una cuchara. Se tritura el relleno y se mezcla con bastante huevo duro picado, mayonesa, cilantro o perejil y un tris de sal. Se rellenan los tomates y se sirven fríos.

7) Suflé de queso Luz
6 claras a la nieve, 6 yemas, salsa blanca, 1 cucharada grande d mantequilla y medio queso rallado. Se bate todo bien y se mete al horno a 350°.

8) Torticas de maduro
Se cocina el plátano maduro y se amasa con dos huevos. Se arman deditos rellenos con bocadillo y queso y se fríen en aceite bien caliente.

Le sugerimos: 4 ideas para aprovechar al máximo los restos de comida

9) Torticas de yuca
Se hace un puré de yuca y se revuelve con huevos, leche, queso rallado y mantequilla. Se arman las torticas y se fríen en aceite muy caliente. Se acompañan con mermelada.

10) Enyucado
Se necesitan 2 tazas de yuca cruda rallada, 4 huevos, ¼ de la fina y 1 taza de azúcar. Se bate todo bien y se mete al horno.

El esplendor de esta cocina que alguna vez fue el repertorio de la mesa diaria paisa, se ha perdido entre el facilismo, la pereza y la falta de interés por proteger este patrimonio cultural invaluable. Nos dejamos vencer por la arepa falsa, el tiramisú, el panzeroti y el late. Por fin entendí la frase “si quiera se murieron los abuelos”.

Siga leyendo: 5 recetas a las que Isabel les dio sabor a Brasil

*Foto ilustrativa.
Por Álvaro Molina Villegas
molinacocina@gmail.com