Los puestos de comidas rápidas también hicieron su reapertura

Reapertura de los puestos de comidas rápidas en Medellín

Los puestos de comidas rápidas también hicieron su reapertura

Luego de casi 5 meses sin realizar su actividad económica en la calle, vecinos que venden comidas rápidas y otros alimentos en el occidente de Medellín regresaron a su trabajo bajo estrictas medidas de control e higiene por parte de la Secretaría de Salud y la Policía.

La alegría de los empleados de Comidas Rápidas Oliva tras meses sin poder sacar su carro de perros y hamburguesas a la avenida 80, es notoria, más cuando la situación económica se había puesto más difícil con el paso de las semanas y se acababa la ilusión de reabrir el negocio con prontitud.

A pesar de que la venta por domicilios no funciona igual que las preparaciones presenciales, así fue como sobrevivieron estos meses de confinamiento. Sin embargo, retornaron a la zonadonde cumplen cerca de 18 años trabajando, la esquina de la avenida 80 con calle 35.

Según Carlos Antonio Navarro, encargado del negocio, “es una satisfacción muy grande volver, las diferencias en ventas se notan en comparación a lo que era antes de la pandemia, pero gracias a Dios que volvimos a la calle porque es nuestra esencia y los vecinos así lo prefieren”.

Lea además: Cambios en los centros comerciales del occidente por la reapertura económica

Según Navarro, las autoridades han hecho un control riguroso sobre los permisos de Espacio Público para trabajar en la calle y el horario laboral. “Anteriormente trabajábamos hasta las 12:00 a.m. o 1:00 a.m., sí había mucho trabajo, pero ahora son radicales hasta las 10:00 p.m. todos los días y el que no obedezca puede llevarse multas o el cierre del negocio”.

Además, todos los puestos de comidas rápidas deben cumplir con un protocolo de bioseguridad para evitar contagios de covid-19. Entre las medidas se destacan el cerramiento del carro de alimentos y el área de las preparaciones, contar con una zona de desinfección para los usuarios, separar las sillas, exigir el uso del tapabocas y priorizar las preparaciones de comida para llevar  o comer dentro de un vehículo.

“El Paisa”, vecino que lleva más de 30 años preparando hamburguesas en la avenida 33, dijo que “hay que adaptarnos a esta nueva realidad. Los vecinos deben ser un poco comprensibles, en cuanto a respetar las medidas porque ellos están en riesgo de contagiarse y nosotros en ser multados o que nos cierren el negocio”.

Ante la reducción del horario este vecino mostró su inconformidad, asegurando que gran parte de su clientela llegaba después de la medianoche. “Conductores de taxi y vecinos que llegaban muy tarde a comer, antes eran los que salían de los bares y discotecas. Algunos de los colegas estamos muy afectados con el horario”, comentó.

Le sugerimos: Así es el protocolo de bioseguridad en el aeropuerto Olaya Herrera

Desde la Secretaría de Salud de Medellín aseguraron que “realizamos constantes visitas de vigilancia epidemiológica para garantizar a cabalidad el total cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, mediante un trabajo en conjunto con la subsecretaría de Espacio Público y el acompañamiento de la Policía”.

Desde el 1.° de septiembre una división de este despacho es la encargada de recorrer los diferentes negocios y establecimientos que ya se encuentren desarrollando su actividad económica o prestando un servicio a la comunidad, con el fin de dar cumplimiento a las medidas de protección.

Por su parte, el comandante de la estación de Policía de Laureles, Jaime Andrés Espíndola, manifestó que “estamos haciendo los controles, verificando permisos de operación para trabajar en la calle. En caso de no cumplir se genera el cierre parcial de la actividad y el propietario deberá comparecer ante el inspector de Policía”.

Hasta el momento no se ha reportado ningún cierre en Laureles de servicios de comidas rápidas por incumplimiento a los protocolos.

De interés para usted: La estrategia de los restaurantes de El Poblado en esta reapertura

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co