El ruido de los camiones tiene desesperados a los vecinos de San Joaquín

Ruido de los camiones de Bavaria y Postobon tiene cansados a los vecinos de San Joaquín (Medellín)

El ruido de los camiones tiene desesperados a los vecinos de San Joaquín

Desde las 7:00 a.m. aseguran los habitantes que viven cerca de la inspección de Policía, ubicada en la circular 3 con carrera 66B, que parquean camiones distribuidores de gaseosas a organizar su mercancía, y los trabajadores ponen música a todo volumen y en algunas oportunidades venden sus productos, sin ningún tipo de control por parte de las autoridades.

Cuando Ofelia Peláez se fue a vivir a San Joaquín, en el occidente de Medellín, nunca se imaginó que tendría tantos inconvenientes por el ruido que generan las ventas en la calle. Adicional a las personas que venden sus productos por perifoneo, se ha sumado losparlantes de algunos camiones distribuidoresde gaseosas donde también ofrecen los productos.

Estamos cansados del exceso de ruido y que no haya control por parte de nadie. A los venteros ambulantes se unieron el ruido de estos camiones que no solo promocionan sus artículos con parlantes sino que vienen a mover sus cajas de gaseosa a tempranas horas de la mañana y con música a todo volumen”, señaló la vecina.

En el mismo edificio donde vive Ofelia Peláez, se encuentra un profesor de primaria de la UPB, quien intenta dar sus clases virtuales pero el ruido de estos vehículos no se lo permiten.

Lea además: El ruido de las motos tiene cansados a los vecinos de Los Bernal

“Él les dijo cordialmente a los muchachos que trabajan en el camión, si le bajaban un poco al ruido para dar su clase, pero de aposta vienen en la mañana a hacer el descargue y regresan en la tarde noche a organizar el camión con el mismo ruido, esto se volvió un infierno”, dijo la vecina.

Por su parte, Víctor Andrés Duque, habitante del sector, enfatizó en que la gente se encuentra realizando actividades laborales y académicas desde sus casas. Por esta razón, pidió un poco de colaboración a las empresas para que respeten las zonas residenciales, además de pedir controles de medición de ruido a la Policía.

Desde el departamento de comunicaciones de Bavaria aseguraron que “no tenemos un vocero disponible para hablar de estos casos, pero revisaremos el número del camión y la ruta, con el fin de tomar medidas de control y mejorar la convivencia con los vecinos del sector”.

De interés para usted: ¿Hoteles de Laureles que hospedan a pacientes con coronavirus están cumpliendo las normas?

¿Y los controles?

Los vecinos de este sector de San Joaquín enviaron un requerimiento a la Alcaldía de Medellín, con el fin de evidenciar la problemática y lograr que los ayudaran con los controles. Pese a esto, la solicitud no ha sido contestada.

Consultamos con la Secretaría de Seguridad y Convivencia de Medellín sobre esta situación y la respuesta desde el despacho fue que “estamos priorizando los controles en establecimientos comerciales, con el fin de garantizar el cuidado de los habitantes. Sin embargo recuerden que según el decreto 1684 de 2013 en el municipio de Medellín se prohíbe el uso de altos parlantes y perifoneo, en el desarrollo de actividades económicas”.

Por su parte, Jaime Andrés Espíndola, comandante de la estación de Laureles, explicó que “hemos estado atentos a todas las situaciones que violenten la tranquilidad de los habitantes de la comuna 11. No solo hemos estado pendientes del control del pico y cédula, sino que también estamos al tanto de otros comportamientos como consumo de sustancias psicoactivas, seguridad y exceso de ruido”.

Hasta el mes pasado 296 personas habían sido multadas en Laureles por exceso ruido.

Le sugerimos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de Laureles

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co