Los vecinos no quieren más fiestas afuera del antiguo Preventorio de Belén

Queja por fiestas afuera del Preventorio de Belén, Medellín

Los vecinos no quieren más fiestas afuera del antiguo Preventorio de Belén

Habitantes de Belén San Bernardo (Medellín) están cansados de la molesta situación que se presenta al frente de sus casas. Remates de fiestas y consumo de drogas son las principales problemáticas.

Vecinos denuncian que en la carrera 78 con calle 23 se hacen las fiestas clandestinas. Foto: cortesía.

Molesta e insegura es la situación que describen los vecinos de las calles 23 y 28 a la altura de la calle 78, quienes aseguran que algunas personas cogieron la vía pública y la canalización como remate de fiestas y consumo de estupefacientes.

A pesar de que la Policía visita el lugar, según los habitantes “no están haciendo lo suficiente” para que estas personas dejen de tomar y consumir drogas al frente de sus viviendas.

“Antes venían en la madrugada del viernes o del sábado y se quedaban hasta altas horas de la mañana, ponían un bafle a todo volumen e interrumpían el sueño de los vecinos que tenemos que madrugar a trabajar en la mañana”, comentó Gustavo Zapata, habitante de San Bernardo.

A esta desesperante situación le suma que desde hace un par de meses comenzaron a llegar desde los miércoles. “Aguantar 5 días seguidos es muy bravo, llamamos a las autoridades, pero hacen la ronda y ellos se van, al momento ellos dan la vuelta y regresan a la parte de atrás del Preventorio para continuar la fiesta”, asegura el vecino.

Lea además: Preocupa el consumo de drogas en el parque de La Matea

Por su parte, Marleny Acosta, vecina de San Bernardo, cuenta que “también los he visto en la calle 25 y en la carrera 77. Hay una problemática grande porque aparte de que consumen drogas, también están vendiendo”.

Según relata la vecina, hay unos hombres en bicicleta que están vendiendo marihuana. Llegan personas a pie y en motocicleta a comprar. “Sino hacemos nada van a montar una plaza de vicio en el lugar y después nadie los saca, incluso algunos de los muchachos parecen menores de edad”.

La carrera 78 con calle 24 es otro de los puntos afectados por el consumo de drogas.

Pese a la remodelación que tuvo el antiguo Preventorio, los vecinos piden más presencia de la Policía para controlar la situación y que los habitantes de la comuna 16 no estigmaticen el lugar y por el contrario, puedan disfrutar de los servicios que ofrecerá el lugar.

Una vecina del sector, explica que “la situación también se evidencia durante el día, por el lado de la canalización y en la entrada del antiguo Preventorio donde remodelaron el parque para niños. El lugar quedó muy bonito, pero los niños de la cuadra no están disfrutando de estos espacios por la venta y el consumo de sustancias alucinógenas“.

Le sugerimos: Las almas que custodian el antiguo Preventorio de Belén

Ante esto, desde el comando de Policía de la comuna 16 afirmaron que constantemente realizan labores de patrujalle alrededor del antiguo Preventorio de Belén, en donde han multado a algunas personas por consumo de bebidas embriagantes y sustancias psicoactivas, cerca a un entorno cultural y educativo.

“En lo que va de este año se han ejecutado 26 comparendos en este sector a personas entre los 20 y 30 años por violar el Código de Policía”, aseguraron desde el comando.

Gente consultó con uno de los vigilantes del lugar que está siendo remodelado y aseguró que nunca ha tenido problemas como que personas extrañas ingresen al lugar a realizar fiestas o consumir drogas. “Si lo hacen es por fuera, en los alrededores”, comentó.

De interés para usted: Obras de remodelación afectaron la casa del antiguo Preventorio de Belén

El artículo 34 indica que “tener, almacenar, facilitar, distribuir, o expender bebidas alcohólicas, sustancias prohibidas en el espacio público o lugares abiertos al público”, es castigado con una multa tipo 4 equivalente a $ 936.320 pesos. Por su parte, la comunidad pide más garantías de seguridad, sobretodo en estos espacios culturales y educativos.

En contexto

250 comparendos realizaron las autoridades en la ciudad, durante el puente festivo de Halloween por violación al toque de queda. Además, los vecinos hicieron 8.100 llamadas al 123 y los diferentes cuadrantes, para señalar fiestas clandestinas, reuniones de personas a altas horas de la noche e intranquilidad en los sectores.

Tras el cierre temprano de establecimientos comerciales, algunas personas aprovecharon los parques y zonas públicas de Belén y Laureles para escuchar música y consumir bebidas embriagantes.

También puede leer: Aumentó el consumo de drogas en el primer parque de Laureles

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co