Dubán, el vecino de El Poblado que le enseña sobre las plantas epífitas

Qué son las plantas epífitas

Dubán, el vecino de El Poblado que le enseña sobre las plantas epífitas

Es de aquellos que es considerado como uno de los vecinos más queridos de su sector, en este caso, del barrio Manila en El Poblado, una zona especial para Dubán Canal Gallego, licenciado en biología, magister en ciencias naturales y doctor en esta misma área; hoy director de investigación del Jardín Botánico de Medellín, todo un experto, además, en las llamadas plantas epífitas… ¿las conoce? No se preocupe, Dubán nos explica sobre su importancia.

Dubán Canal, al lado de un árbol con plantas epífitas.

“Hay una relación muy estrecha entre Medellín y el sur del Valle de Aburrá con las plantas epífitas, que son aquellas que viven sobre otra planta o árbol. Es común verlas en climas tropicales y en zonas boscosas. Allí podemos considerar como epífitas a especies como bromelias, musgo, algas, helechos… y hasta orquídeas”, explica el profesional.

Lea también: El tesoro natural que existe en la avenida El Poblado

Ante esta descripción, muchos de nosotros no alcanzamos a imaginar la importancia que tienen estas plantas en el ecosistema. Estamos rodeados de epífitas y no sabemos lo que esto significa. “Sí en El Poblado, por ejemplo, que es tan común ver árboles por todos lados, esos organismos que están allí pegados son plantas epífitas, las mismas que hacen de ese árbol un foco de biodiversidad muy importante. Gracias a esta comunidad de plantas es que se regula el ciclo hídrico de los bosques y es el hogar y alimento de otras especies de aves e insectos”.

Indicadores naturales

En nuestras casas o barrios es común tener este tipo de plantas. “Las abuelas con sus orquídeas u otras especies para decorar la casa. Anteriormente, y que estaba muy mal hecho por el daño ecológico, se usaba el musgo para decorar los pesebres en Navidad. Hoy en día se pueden sembrar epífitas en nuestro jardín y son muy exitosas porque crecen rápido y no necesitan de mucho cuidado. Con el agua lluvia y otros nutrientes puede mantenerse sin problema”, agrega Dubán.

Lea además: Sembrarán 293 árboles en la avenida Jardín

Epífitas comunes de encontrar en zonas boscosas del sur del Valle de Aburrá. Fotos: cortesía Daniel Mühlemann – Jardín Botánico de Medellín

Sin embargo, dichas especies son altamente sensibles a los cambios climáticos. “Son los mejores indicadores de calidad atmosférica que existen. Si vas por El Poblado y te encuentras con epífitas eso significa que hay una alta calidad del aire en el sector”.

El vecino también insiste en que “hay que darles un papel protagónico muy importante a estas plantas porque son vulnerables a la extinción, imagínese el desastre si eso llegara a pasar. Entonces, nos estamos esmerando en pedagogía para la comunidad y así las personas entiendan sobre la función de las epífitas en nuestras vidas. Ojalá que cuando haya un proyecto urbanístico se tenga como prioridad a las epífitas. Cuando hay talas no solamente se debe pensar en el árbol sino también en los organismos que viven en ese árbol”.

Desde hace muchos años existe la creencia que eso que vemos pegado a los árboles son “plantas parásitas” que le hacen un daño a estos individuos. “No, nunca, son epífitas que están cumpliendo una función. También, nuestros abuelos han creído que el árbol está sucio y comienzan a quitarle toda esta vegetación. No cometamos este error, cuidémoslas“.

El vecino participó del Primer Conversatorio de Expertos en Epífitas, organizado por el Jardín Botánico de Medellín, el Instituto Humboldt, el Instituto de Ciencias Naturales y la Universidad del Valle, los días 20 y 21 de agosto de 2020. Aspectos como la diversidad, la conservación, la legislación y las nuevas oportunidades para avanzar en su estudio y cuidado fueron los temas abordados en dicho conversatorio. Contaron con 11 expertos invitados de diversas instituciones del país y ya puede verlo en el canal de YouTube del Jardín Botánico.

Le recomendamos: Margarita Rosa le da el paso a paso de cómo hacer un terrario

Por Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co