Vecinos, preocupados por prostitución bajo el viaducto del metro

Vecinos, preocupados por prostitución bajo el viaducto del metro

Vecinos, preocupados por prostitución bajo el viaducto del metro

Vecinos se muestran preocupados por el ejercicio de la prostitución de integrantes de la comunidad LGTBI en inmediaciones de El Velódromo (Medellín).

La mirada curiosa de los vecinos aún recae sobre ellas. Han notado su presencia, sobre todo en las noches y hasta ya entrada la madrugada. Y no es que de día no existan, sino que varias de ellas usan la noche para sobrevivir.

Algunos pasan de largo, pero a otros les preocupa su presencia. Se trata de mujeres travestis y quizá también transexuales que ejercen la prostitución y que se sitúan bajo el viaducto de la línea B del metro esperando atraer clientes dispuestos a pagar por sus servicios.

La sensación de varios de los vecinos de la zona sobre esta situación se resume en el comentario que a Gente hizo Emilio Rivera: “Soy un residente del barrio El Velódromo y tengo una preocupación muy grande sobre un problema de prostitución de un grupo de travestis, que se está presentando en la calle 47D, desde la estación Floresta hasta el puente de la carrera 78 y el velódromo Martín Emilio Cochise”.

Lea también: Aumentan los robos en el estadio

El vecino explicó que “he ido a la Inspección de Policía y me dijeron que allá no podían atender esta denuncia. Me recomendaron hacerla en la página web de Seguridad en Línea” y aseguró que, aunque interpuso la denuncia de forma virtual, no ha obtenido respuesta y además que “he llamado al 123 y tampoco pasa nada”.

El temor del habitante de El Velódromo radica en que “este es un barrio residencial tranquilo y esto genera problemas de seguridad, que, de no hacerse nada, van a empeorar. Lastimosamente los ciudadanos tratamos de hacer denuncia del problema, pero no hay atención de las instituciones de seguridad”.

En efecto, en el portal Seguridad en Línea aparecen radicadas múltiples denuncias que señalan el corredor de la quebrada La Hueso como un lugar habitual para el ejercicio de la prostitución. El portal indica que las denuncias fueron remitidas al Comando Operativo de Seguridad Ciudadana, “entidad encargada de gestionar las denuncias y realizar acciones pertinentes”.

Le sugerimos: Los 5 barrios en los que más roban en Laureles Estadio

Sin embargo, al hablar de prostitución sigue existiendo una zona gris, puesto que su ejercicio, de manera individual y voluntaria, no es ilegal en Colombia. Lo que sí constituye un delito es el constreñimiento y la inducción a la prostitución, definidos en los artículos 213 y 215 de la Ley 599 de 2000, y que contemplan penas de hasta 22 años de prisión.

Y pese a las insistentes peticiones de Gente para aclarar lo que ocurre en La Hueso y conocer de qué manera las autoridades controlan este tipo de problemáticas, ni la Secretaría de Seguridad de Medellín ni la Policía Metropolitana se pronunciaron al respecto.

La dependencia que sí tiene identificada la situación es la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos. Luz Marina Toro, coordinadora del Centro de Diversidad Sexual de ese despacho, expresó que la situación viene de tiempo atrás y que “hasta hace 2 años que la comunidad nos hizo la solicitud de intervención, hicimos un trabajo de mitigación, tanto de orientación con la población que está allí ubicada, como con la misma comunidad”.

Vea además: La nueva cara de la Policía en Laureles

Explicó además que lo que ocurrió con ese proceso es que “la población se desplazó y hasta hace unos 2 a 3 meses detectamos que se había ubicado en los alrededores de la carrera 65. No teníamos referencia de que hubieran vuelto a El Velódromo”.

La profesional añadió que el Centro ha trabajado con ellas en 2 programas diferentes. El primero se denomina “Diversidad sexual” y consiste en “todo un ejercicio de sensibilización con la comunidad, específicamente con la Junta Administradora Local, para tratar de que ellos entiendan un poco en qué dinámicas y en qué lógicas se mueve la población y mitigar cualquier posible exclusión o violencia verbal”.

El segundo es el proyecto “Por mis derechos”, “en el que hacemos un ejercicio de acercamiento a la población que está ubicada en la vía pública ofreciendo sus servicios sexuales, a fin de vincularla a la oferta institucional y a lo que compone el programa, que son procesos de capacitación, articulación a programas educativos para el trabajo y para la finalización de estudios que hayan dejado empezados, porque lo que el proyecto hace es entregar otras herramientas para que tengan otras posibilidades de consecución de recursos distintos a la prostitución”.

No obstante, aclaró la coordinadora, “sacar a las chicas de la prostitución no es nuestra competencia. Nosotros entregamos una variedad de herramientas y finalmente es la persona quien decide si se queda o no en este ejercicio”

Siga leyendo: Crean jardines verticales en el viaducto del metro

Por Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co

(Visited 325 times, 1 visits today)