Cansados por las bolsitas con popó en las calles de Laureles

Cansados por las bolsitas con popó en las calles de Laureles

La mala disposición de los residuos generados por las mascotas tienen cansados a los vecinos de Laureles, quienes piden sanciones a quienes las dejan abandonadas y controles a las autoridades.

Habitantes de la comuna 11 no saben que hacer con la problemática de las bolsas de popó de mascotas, que algunos residentes dejan tiradas en el espacio público del barrio.

A pesar de que recogen las heces de sus mascotas en bolsas plásticas, no hacen la correcta disposición del residuo y tiran el paquete en cualquier lugar.

Le sugerimos: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

Así cómo ocurre en la esquina de la calle 43 con calle 77, en San Joaquín, lugar donde no hay una caneca pero en la esquina del poste dejan que se acumulen las bolsas con excremento.

“La falta de cultura de una sola persona genera que en varios puntos del barrio se genere esta problemática habitual. Aunque se recoge el popó de los perros, las bolsas acumuladas sin que se las lleve Emvarias generan problemas de salud, presencia de roedores y malos olores”, explicó Dolores Zuluaga, vecina del sector.

De interés para usted: Problemas en el primer parque de Laureles por el uso de la zona de mascotas

Pese a las campañas de líderes comunales y letreros de vecinos advirtiendo que es prohibido dejar esas bolsas en esos lugares, lo siguen cometiendo. Antes era el problema que ni recogían, ahora es que lo hacen, pero dejan las bolsas en cualquier lugar.

“Otro de los problemas es que no solo dejan las bolsas abandonadas en postes o las canecas de basura hasta que se rebosan de estos residuos. También las tiran en antejardines de residentes, en las entradas de sus casas, hasta una vez tiraron una bolsa con popó a un balcón”, señaló la vecina.

Visite además: Vecinos de Belén crean máquina de autolavado para mascotas

Según el artículo 124 del Código de Policía “está prohibido ‘omitir la recogida de los excrementos de los animales, por parte de sus tenedores o propietarios, o dejarlos abandonados después de ser recogidos, cuando ello ocurra en el espacio público o áreas comunes’”. Quien incumpla en esto puede recibir una multa de $ 121.136 pesos.

Por su parte, José Darío Giraldo, médico veterinario y docente universitario en el campo agropecuario, explicó que “otra alternativa para evitar recoger las heces de las mascotas en bolsas plásticas, son los papeles parafinados o las hojas de los directorios telefónicos. El papel se descompone mucho más rápido que el plástico y la mayoría de bolsas biodegradables que hay en el mercado contienen su porcentaje de poliéster, el cual es uno de los contaminantes más grandes para el medio ambiente”, señaló el vecino.

También puede leer: Vecino propone solución para desechar el popó de las mascotas

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co
Fotos: cortesía.

(Visited 1.266 times, 1 visits today)