Princesas Menstruantes, una escuela de niñas seguras y empoderadas

Princesas Menstruantes, una escuela de niñas seguras y empoderadas

Este equipo de mujeres profesionales de las ciencias sociales desarrolla estrategias y prácticas de educación menstrual. Conozca de qué se trata.

No se pierda: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Carolina nació en Segovia, Antioquia. Fue una niña soñadora y creativa que a los 16 años escribió su primer libro, pero nunca lo publicó.

“Memorias de un secuestro. Sí, porque un par de meses atrás estuve secuestrada por la guerrilla del ELN, pero como me había visto todos los capítulos de She-Ra, me sentía invencible y creía que podría salvarlos a ellos, así que la experiencia se convirtió en una gran aventura”.

Recuerde: María Alejandra crea contenido para mujeres separadas

Estudió psicología y se especializó en Cultura de Paz. Su cercanía a los círculos de mujeres y a proyectos con enfoque de género, así como el uso de la copa menstrual la llevó en 2015 a tomar un camino distinto desde su profesión.

“¿Por qué mi sangre no huele mal en la copa? ¿Por qué nunca nos preguntamos sobre la menstruación? De esas preguntas nació Princesas Menstruantes, un proyecto educativo que brinda herramientas metodológicas con el propósito de transformar el tabú menstrual y promover el autoconocimiento y la autonomía de los cuerpos de mujeres y niñas”.

La intención, dice, es hacer prevención, pues desde pequeñas las mujeres deberían de tener una relación diferente con el sangrado, para que no lo asocien con suciedad o vergüenza.

Para cumplir su propósito se ingenió una serie de herramientas didácticas y literarias para acompañar a las niñas a descubrir lo maravillosas que son.

Le recomendamos: “Las mujeres tenemos el potencial para crear y ser nuestra propia medicina”

Una de ellas es El vestido de Blancanieves se ha teñido de rojo, el primer cuento latinoamericano en hablar sobre el tema.

Esta educadora menstrual, que trabaja de la mano con un grupo de mujeres profesionales en el área social y de la salud, ha recorrido 9 países de América Latina investigando y llamando la atención sobre la necesidad de crear espacios seguros para menstruar en dignidad.

“La relación que hemos tenido históricamente con la menstruación es muy fracturadora del cuerpo, justamente por esas ideas y representaciones sociales que hay del tema, menguan la capacidad de las mujeres de tener una óptima autoestima y autoconfianza”.

Además: Luzia lidera una escuela de vida para mujeres

¿Un subsidio menstrual?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Comfama (@comfama)


En Colombia, menstruar representa para las personas un gasto anual de alrededor de 180.000 pesos, una quinta parte del salario mínimo de 2021.

Para agosto de 2021, según proyecciones del DANE, 683 mil colombianas no pudieron acceder a elementos higiénicos para gestionar su menstruación.

También: Alejandra le ayuda a sanar con claridad

Por eso Comfama abrió una conversación alrededor de lo que significa menstruar y de su impacto en la vida de millones de mujeres, por lo que creó unos subsidios se entregarán a manera de bono y podrán ser generados desde el 1 de noviembre hasta el 14 de abril del 2022 y redimidos hasta un mes después de su generación.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Comfama (@comfama)

Serán asignados de acuerdo con las categorías salariales de los afiliados a Comfama y podrán ser utilizados para la compra de copas menstruales, calzones absorbentes y toallas reutilizables en los diferentes aliados autorizados: Vera Cup, Somos Martina, WAM, Nosotras y Bloom.

Infórmese: En El Poblado hay una tribu de 53 mujeres emprendedoras

El bono aplica para compra de productos de higiene menstrual que contribuyan con la sostenibilidad y el medioambiente.

El afiliado deberá ingresar al portal de La Tiquetera para generar su bono, previa validación de afiliación.

Sólo se entregará un bono por afiliado.

No se olvide: Punky Bambi, un estudio de tatuajes de solo mujeres en Envigado

Los afiliados que generen bono para compra de copa menstrual, deberán esperar siete años para acceder nuevamente al subsidio, esto debido a que la vida útil del producto se estima en 10 años.

Los afiliados que generen bono para compra de calzones absorbentes o toallas reutilizables, deberán esperar tres meses para acceder nuevamente al subsidio.

Aplica para trabajadores y sus beneficiarios.

Importante: Si le gusta ser vecino de Belén únase a este grupo de Facebook

Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

(Visited 120 times, 1 visits today)