Samuel, un cafetero de bata blanca

Samuel, un cafetero de bata blanca

Samuel, un cafetero de bata blanca

Este odontólogo logró hacer una taza de alta calidad con los cafés más tradicionales.

En semana Samuel Ignacio Roldán es odontólogo, docente e investigador. Divide su tiempo entre los laboratorios de la Universidad Ces y su consultorio, hasta que llegan los viernes. Ese día, después de las 5 de la tarde, se quita la bata y el tapabocas, se pone sombrero, ensilla un caballo y se convierte en caficultor.

En la finca Santa Elena, localizada en las montañas del Corredor Biológico del Citará, cerca de Ciudad Bolívar (suroeste de Antioquia), este vecino siembra café. Y no es que él haya crecido en una familia dedicada esta actividad, sino que en el 2000 se reencontró con un primo con el que en la adolescencia había hecho un pacto: recuperar la finca de sus abuelos.

Dicha hazaña no les fue posible, pero ese deseo de “ejercer una labor montañera” los llevó a explorar el mundo del café. No sabían nada sobre el oficio, pero Samuel tenía una gran ventaja: su amplia formación como investigador.

Tal como lo recuerda, antes de graduarse de Odontología en 1987, se interesó por la investigación. En ese entonces era estudiante del Ces y no había un ambiente propicio porque era una actividad inusual. Sin embargo, de forma autodidacta, se lanzó al ruedo.

Luego de su especialización en Ortodoncia y de ser vinculado como docente de la institución, comenzó un proyecto para constituir formalmente el Grupo de Investigación en Bioingeniería, en alianza con las Universidades Ces y Eafit.

Fue así como aprovechó todos esos conocimientos y los fusionó con su nuevo oficio. “Por ejemplo, en el espacio académico he trabajado en cómo deformar y controlar el crecimiento de la mandíbula. Para eso creamos un software, el mismo que aplico para saber cómo el aire se mueve en una secadora de café. Igualmente con el que mide el área de contacto de las muelas, ese también sirve para medir la calidad de la recolección de la cereza. Son herramientas de ingeniería que se pueden usar en odontología y caficultura“.

Con el método científico investigó sobre la biología de las plantas para así encontrar una manera efectiva de medir o estimular la floración, el desarrollo del grano, la nutrición y el secado. Esas prácticas innovadoras cuentan con el apoyo de importantes grupos de investigación de la Universidad de Antioquia.

Desde hace 13 años Café Roldán es su marca, un proyecto que comparte con su esposa y sus 2 hijas. A su producto lo diferencia “la forma en que se interviene el terreno para la siembra, la conformación de las parcelas, las distancias, el tipo de almácigo y nuestras variedades Caturra, Typica y Borbón”.

Por su dedicación, a finales de 2018, Samuel logró lo impensable. Con las variedades más tradicionales obtuvo una taza de alta calidad, lo que le dio el primer puesto en una de las categorías más competidas, la de cafés exóticos, en el Yara Champion Program. Su taza obtuvo 90.13 de calificación, un puntaje que Antioquia nunca había alcanzado.

Por Dafna Vásquez
dafnav@gemte.com.co

Fecha

Abril 10, 2019

Categoría

El Poblado, Emprendedores, Gente

Tags

café, cafetero, campo, cosecha, odontologo, salud, vida