Por la pandemia, bares y cantinas se transforman en tiendas

Por el coronavirus, bares de Medellín y Envigado se transforman en tiendas

Por la pandemia, bares y cantinas se transforman en tiendas

Se siente extraño ver a estos lugares convertidos en un negocio que nada que ver con lo que eran antes: bares y cantinas, hoy cerrados por el coronavirus (covid-19). Aún así, los propietarios de estos establecimientos decidieron emprender con algo nuevo. La comida no se dejará de vender y hoy dichos lugares, que estaban dedicados a la vida nocturna, se transforman en tiendas y ventas de productos de la canasta familiar.

‘Fruver del Poblado’, anteriormente conocido como el bar ‘Mi Niña’. Fotos: Edwin Bustamante

“Mi Niña era uno de mis bares favoritos. Lo visitaba con frecuencia con mis amigos. Muy bien ubicado sobre toda la calle 10 de El Poblado. Espero que pueda recuperarse y regresar”, comenta Santiago Ochoa, residente de la comuna 14. Y precisamente conversamos con Jonathan Oviedo Izquierdo, propietario de este establecimiento, que por 5 años fue famoso en el mundo del ocio y del entretenimiento. Por la crisis, Jonathan decidió convertir su negocio en una tienda o fruver, llamado ahora como ‘Fruver del Poblado’.

Lea también: Las tradicionales tiendas de barrio que aún se conservan en El Poblado

“En estos momentos me siento tranquilo, pero extrañando la noche. Fue un cambio muy brusco en todos los sentidos, comenzando por el horario. Éramos comerciantes nocturnos y hoy toca madrugar tipo 4 de la mañana, de lunes a lunes, para sacar el negocio adelante”. En la normalidad fue dueño de 5 bares en El Poblado, actualmente se quedó con dos, uno dedicado a este negocio. “También tenemos domicilios con todos los productos necesarios de la canasta familiar. Ha tenido acogida, abrimos hace poco, y con la esperanza de que todo esto se pueda solucionar”.

Y ese es el mensaje de Jonathan para los demás comerciantes que ya bajaron la guardia.”Que para adelante, sin pausa… no nos podemos dejar vencer. Mientras esperamos podemos emprender con nuevas cosas”.

Un viejo conocido

Otro que decidió no rendirse fue Juan Carlos Castaño Tabares, propietario del bar Escocia, ubicado en el municipio de Envigado. “Vendemos algunos productos, pero falta meterle más cosas. Hasta ahora nos ha ido bien, pero aún está esa preocupación de la cuarentena los fines de semana, un alargue más a esta situación tan dramática”.

Juan Carlos Castaño espera surtir su negocio con más productos y sostener lo que hasta ahora es conocido como el bar Escocia en Envigado. Fotos: Edwin Bustamante

Dicho bar tiene 30 años, cerca al parque principal de Envigado, pero según Castaño, el lugar “tiene unos 60 o 70 años de existencia. Hace 3 décadas estoy yo acá, pero eso viene desde antes. No sé en qué pueda terminar el negocio….no sé si seguir con esto de los productos y alimentos o volverlo mixto cuando ya estén los permisos. Vamos a ver, estoy echándole cabeza al tema”, expresa Juan Carlos.

Clientes del bar Escocia aseguran que sienten alegría al ver que el negocio no desaparece, pero a la vez nostalgia por no tener el ambiente que allí existía. “Uno arrima a veces cuando puede, como pa no perder la costumbre. Es duro entender y aceptar que las vainas tienen su ciclo. Ojalá que Escocia pueda regresar lo más pronto posible”, dice Alberto Martínez, vecino de Envigado.

El Gobierno nacional aún no da luz verde a este tipo de negocios en Medellín y Envigado, cuyos comerciantes han lanzado un mensaje de auxilio porque afirman no poder más con esta situación, la misma que a muchos los ha llevado a la quiebra absoluta.

Le recomendamos: Frustración, el sentimiento en el gremio de bares y restaurantes de El Poblado

Por Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co