En el occidente de Medellín piden mantenimiento a las quebradas

Piden mantenimiento a las quebradas de Medellín

En el occidente de Medellín piden mantenimiento a las quebradas

La comunidad de Belén y Laureles, en el occidente de Medellín, pide a las autoridades ambientales hacer el mantenimiento de las microcuencas que La Picacha y La Hueso, las cuáles pueden estar en riesgo de desbordamiento del cauce por las basuras y escombros arrojados constantemente por parte de algunos vecinos.

Gustavo Uribe, habitante de Belén Miravalle, es un vecino que con frecuencia invitaba a la comunidad para realizar jornadas de limpieza e intervención de la quebrada La Picacha. Sin embargo, el aislamiento social no ha permitido que regrese esta iniciativa dominguera para que aparte de embellecer el entorno, se evite un riesgo ante los fuertes aguaceros de los últimos días.

La intervención de la microcuenca que terminaban con un almuerzo vecinal, en la tienda de don Gustavo, es extrañado por muchos de los habitantes de Miravalle, a los cuáles les preocupa que desde antes de que comenzara la pandemia no se han llevado a cabo más limpiezas.

Hace más de 6 meses que La Picacha no se limpia, no solo por las basuras que son dejadas por habitantes de calle al borde de la canalización, sino que hay personas que tiran bolsas de basuras, material de construcción, incluso hemos visto llantas usadas. Esto puede generar un peligro innecesario con las lluvias de los últimos días”, comentó Uribe.

Lea además: La cuarentena, un alivio para las quebradas de El Poblado

Aunque en las jornadas han recibido ayuda de Emvarias y el Área Metropolitana desde que comenzó la pandemia no se ha vuelto a programar una intervención. “La limpieza sería bueno que la realizaran antes de que se desborde el cauce que sucede mucho en Conquistadores”, comentó Fabio Suárez, vecino de este barrio de la comuna 11.

Última intervención

Desde la Secretaría de Medio Ambiente de Medellín resaltaron que existe una matriz de priorización, la cual permite calificar los niveles de riesgo y por ende priorizar intervenciones, siendo esta la herramienta que permite optimizar los recursos.

Por esta razón, “a comienzos del año han ejecutado actividades de adecuación y mejoramiento del cauce de La Picacha en puntos específicos como el tramo de la carrera 76, en el sector de Bulerías, en el barrio Conquistadores, donde se han intervenido aproximadamente 200 metros lineales de cauce, extraído 220 metros cúbicos de sedimentos y alrededor de 8 metros cúbicos de residuos sólidos (basuras)”, explicó Sandra Muñoz, secretaria de Medio Ambiente de la ciudad.

Le sugerimos: ¿Cada cuánto le hacen mantenimiento a las quebradas?

Por su parte, en la quebrada La Hueso, en febrero de 2020 realizaron actividades de mantenimiento consistentes en la remoción de sedimentos (material acumulado en el cauce) en el tramo de la estación Suramericana, del Metro de Medellín, sitio en el cual retiraron alrededor de 500 metros cúbicos de material, contribuyendo a mejorar las condiciones de la estructura y previniendo posibles desbordamientos ante el incremento de caudales.

Así se evitan los riesgos

Luz Jeanette Mejía, coordinadora del programa de Gestión del Riesgo del Área Metropolitana, explicó que “las quebradas tienen memoria histórica y en las temporadas de lluvias tratan de recuperar el antiguo cauce, generando problemas como la erosión de las orillas. El problema se vuelve crítico cuando los vecinos disponen de ellas como si fueran botaderos de basuras”.

Cuando los cauces estén altos la funcionaria recomendó consultar la página del SIATA, con el fin de conocer en tiempo real las corrientes de agua de los afluentes. “En caso de una emergencia se debe llamar a la línea de emergencia 123 para que Dagrd y la Secretaría de Medio Ambiente trabajen en la atención”.

Las microcuentas La Picacha y La Hueso hacen parte de las 4.217 quebradas que hay en la ciudad, de las cuales 56 son afluentes principales y 4.161 afluentes secundarios. Dada la cantidad de microcuentas, la entidad ambiental realiza 2 mantenimientos rutinarios al año.

De interés para usted: ¿Por qué la quebrada La Presidenta huele a azufre?

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co