“Una Navidad no está completa si no hay pesebre”

Pesebres hechos por los vecinos del occidente de Medellín

“Una Navidad no está completa si no hay pesebre”

El pesebre es un elemento fundamental en la conmemoración del nacimiento de Jesús y en la realización de la novena navideña con familia y amigos. Para muchos habitantes de Belén y Laureles que no haya un pesebre, es como si le faltara el alma a la festividad. Es por esto que ponen su empeño y creatividad en hacerlos.

En Laureles Campestre decidieron hacer su pesebre entre los árboles y el prado verde. Foto Cortesía.

A muchos vecinos del occidente de Medellín no los detuvo la pandemia para realizar su tradicional pesebre navideño, y pese a que en muchas unidades residenciales o barrios prefirieron que no se hicieran pesebres públicos, algunos de ellos sacaron su ingenio para crear desde un establo, donde nació el niño, hasta una representación entera de la ciudad antigua de Belén.

Pesebristas profesionales, artistas o simplemente creyentes y amantes de la festividad navideña, se aventuraron a crear su obra religiosa que estará expuesta hasta la llegada de los reyes magos, el 7 de enero de 2021.

Con elementos reutilizables

María Patricia Bahamón, consejera comunal de la comuna 11 y pesebrista de profesión, en las jornadas ambientales en las que participa rescata elementos con los que puede representar el nacimiento de Cristo. Para esta época diseñó más de 15 pesebres que vendió a sus vecinos, pero uno de sus favoritos fue el que hizo con elementos reciclables.

Le sugerimos: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

“Para elaborarlo usé una tabla que ya no usaba en mi casa, icopor que rescatamos, trozos de tela, animalitos de pesebre, trozos de costal, pedazos de escoba de barrer, pegante para madera, pintura acrílica, palillos mondadientes y jarroncitos en material burdo. Así fue como le di vida al paisaje y los personajes”, explicó la vecina.

Miravalle es una tradición

Ya es común que los vecinos de este barrio de la comuna 16 hagan la novena navideña al lado del pesebre creado por el padre Carlos Mario Hincapié. Una obra religiosa creada con ayuda de sus hermanos y que está en el antejardín de la casa del sacerdote.

Este año realizarán las novenas con pocas personas, para protegerse del coronavirus. Sin embargo, el 23 de diciembre compartirán una natilla con los vecinos. “Cualquier pesebre puede representar la festividad de la Nochebuena. En este caso, fue una ciudad más grande con un gran rebaño de ovejas”, explicó el sacerdote.

De interés para usted: Reciba gratis en Whatsapp las últimas noticias de Laureles

Cambió la zona común por su casa

Es el caso de Adolfo Aristizábal, vecino de Oasis de los Bernal, quién no pudo elaborar el pesebre gigante que habitualmente hace en la zona común de su unidad residencial, por cuestiones de la pandemia. En este caso quiso hacer una versión más pequeña en su apartamento.

“Es un pesebre que busca mostrar la experiencia que se vivió en el nacimiento del Niño Dios. Realicé el trabajo del paisajismo con elementos reciclables, yeso, ladrillos tallados a mano y a pesar de que las figuras son compradas fueron reformadas para dar un toque de originalidad y realidad, por medio de pinturas diferentes”, explicó Aristizábal.

Un pesebre para unir a los vecinos

Varios habitantes de la Unidad San Miguel, en la Loma de los Bernal, utilizaron la parte externa de las zonas comunes para diseñar el pesebre navideño. Hugo Camacho, administrador de la unidad, resaltó el trabajo de los vecinos y destacó que “en la unidad hemos sido muy tradicionales con el pesebre, pero era necesario hacerlo porque es un símbolo de nosotros“.

Le sugerimos: Estos vecinos de El Poblado se animaron a mostrar los estilos de sus pesebres

Camacho comentó que las novenas se realizaron utilizando todas las medidas de bioseguridad y el aislamiento. “Después de este año tan difícil esta Navidad es diferente, es una festividad para renacer. Pese a que el pesebre es sencillo, desarrollado con una espuma pintada, se hizo con mucho cariño”.

Una propuesta diferente

Margarita María Gómez, directora de la Pinacoteca, para este año armó un pesebre original y diferente. Se trata de una obra hecha en su totalidad de piedras, en la que se puede observar, de una forma icónica y artística, este acontecimiento navideño.

Para ello usó diferentes tipos de piedras y para diferenciar a los personajes, solo realizó pequeños detalles y acabados con pinturas.

También puede leer: FOTOS: Los 10 mejores pesebres de la exposición del Museo El Castillo

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co