Quintero vs Uribe, ¿este enfrentamiento le sirve a la ciudad?

Quintero vs Uribe, ¿este enfrentamiento le sirve a la ciudad?

Por motivo de la visita de concejales del partido político Centro Democrático a una filial de EPM en México, se desató una larga discusión en Twitter que cada vez más fue subiendo de nivel entre el alcalde de Medellín, Daniel Quintero y el expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Uribe cuestionó el manejo de la seguridad de Medellín, a lo que rápidamente Quintero respondió aludiendo la cifra de víctimas por falsos positivos correspondiente a 6.042 jóvenes.

A partir de allí, una serie de acusaciones por parte y parte encendieron el debate público en el cual seguidores y opositores de ambas figuras no dudaron en participar. El expresidente acusó al actual mandatario de la ciudad de haber sido elegido con ayuda de las estructuras delincuenciales y nuevamente Quintero repuntó, mencionando que Medellín acaba de ocupar el primer lugar en el Índice Nacional Anticorrupción.

Le sugerimos: Conozca al nuevo comandante de la estación de Policía de Laureles 

La disputa llegó hasta el punto en que Uribe bloqueó a Quintero y a varios de los funcionarios de la alcaldía, sin embargo, en una entrevista del programa Ventana Abierta, del medio de comunicación IFM Noticias, el expresidente tachó al alcalde de ladrón y le reclamó por cuestionar su honorabilidad. 

Varios factores fueron determinantes para avivar la llama de un pleito que sigue dando de qué hablar entre la ciudadanía, sin embargo, en Gente hicimos el ejercicio de analizar ¿qué tanto le aporta esta controversia al escenario político de la ciudad? y esto fue lo que nos encontramos.

Andrés Rico, docente investigador y magíster en estudios políticos de la Universidad Pontificia Bolivariana, mencionó que el panorama político y las discusiones alrededor de sus actores principales se vienen trasladando indudablemente al entorno digital, cuestión que se ve marcada por una carga emocional, lo que lleva temas de interés común al tratamiento visceral.

Foto Andrés Camilo Suárez

Le recomendamos: ¿Contestan en las líneas de cuadrantes de Policía en El Poblado? 

“En las redes sociales hay poco control en el marco jurídico normativo, no hay unos parámetros en cuanto a la libertad de expresión, por lo cual es fundamental tener en cuenta que el objetivo natural de estas disputas es emocionalizar a la opinión pública para que partiendo de esas ideas tome una postura“, expresó Andrés Rico.

Refiriéndose al ámbito social, este experto resaltó que una cosa es la polarización que se crea en las redes sociales y cualquier tipo de medio de comunicación y otro aspecto muy distinto es la radicalización, pues el primero hace parte del sistema democrático y el segundo recae en el fanatismo.

Foto Colprensa

El dilema de pasar del plano argumentativo al de opinión

Cuando las publicaciones de los políticos en redes sociales provocan respuestas de usuarios que están en el marco de no inquietarse por el mensaje y solo opinar por quién lo dice, estamos ante un primer síntoma de radicalización, pues el individuo no cuestiona qué está diciendo el mandatario o peor, si aquello que está mencionando es verdad. 

De interés para usted: Si le gusta ser vecino de Laureles únase a este grupo de Facebook

Para Andrés Rico, la radicalización tiene un elemento conector que es el fanatismo, una cualidad completamente visceral y totalmente apática hacia los argumentos, ése es el escenario que tenemos actualmente. El rol de los consumidores de redes sociales también implica un grado de responsabilidad por la espectacularización de la política, esta clase de shows que crea seguidores y despierta emociones que tergiversan la realidad.

Foto Manuel Saldarriaga

Por lo anterior, Rico fundamentó que la política no se basa en estar produciendo cortinas de humo, a pesar de que esto suceda constantemente, pues el impacto emocional de este discurso termina desdibujando la realidad y no le suma a la construcción de sociedad, si no más bien a la desinformación.

La opinión pública en tiempos de post verdad

Reconociendo que la opinión pública se puede dar a través de dos elementos como lo son la agenda mediática y los líderes de opinión, Andrés Rico enfatizó que para la post verdad no importan los hechos si no la interpretación de los mismos, “estamos confundiendo la libertar de opinión con el libertinaje de opinión, eso es un gran problema del contexto actual porque se asume que podemos decir lo que sea, pero debe haber argumentos en la narrativa”.

Foto Colprensa

No se pierda: Reciba gratis en Whatsapp las últimas noticias de Laureles

Cuando se trata de un tema coyuntural una estrategia que suele funcionarles a los mandatarios es publicar un comunicado oficial en sus redes sociales para subsanar esos vacíos por omisión en que desembocan las críticas de los cibernautas. Expertos en relaciones públicas han mencionado que no es recomendable para un líder político entrar en esa línea defensiva de responder cuanta agresión se publica en su contra.

Finalmente, la invitación está puesta para aprovechar estas plataformas virtuales y analizar la información que circula, no solo entre vecinos, si no también entre los dirigentes políticos que tanto dan de qué hablar para bien o para mal.

Por: Michelle Acevedo Vélez

michellea@gente.com.co

(Visited 58 times, 1 visits today)