Un gran templo hizo cambiar el nombre del barrio a San Joaquín

Un gran templo hizo cambiar el nombre del barrio a San Joaquín

Los terrenos que actualmente componen este barrio, de la comuna 11 de Medellín, estaban inundados por diferentes quebradas que actualmente están canalizadas. Sin embargo, cuando personas que provenían de los pueblos comenzaron a poblar el costado de la ciudad conocido como Otra Banda, a este sector lo nombraron inicialmente como Los Libertadores.

El barrio Los Libertadores que hoy es conocido como San Joaquín fue construido en inmediaciones al hipódromo que tenía el mismo nombre hacia el año de 1948. Desde principios del siglo XX, los terrenos de este lugar fueron destinados a la formación de grandes espectáculos y actividades de esparcimiento.

John Alejandro Ricaurte Cartagena, historiador y doctor en Estudios Internacionales, comentó que “fue una especie de unidad deportiva antigua donde se practicaba fútbol, carreras de cabellos, atletismo, entre otros espectáculos para los vecinos de la época”.

Le sugerimos: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

Cuando Medellín presenta dificultades para encontrar lugares donde construir casas y edificaciones de servicio, se produjo el fenómeno de crear barrios para la clase obrera por medio de créditos, así fue como surge el barrio Los Libertadores, al lado del hipódromo y con la característica de quedar en la parte occidental del Río Medellín.

Eran terrenos muy pantanosos, tipo ciénagas por donde pasaban la quebrada La Picacha y La Hueso. Nadie pensó que se podría construir un barrio completo, pero al final se desarrolló y se estableció una comunidad. Cabe resaltar que eran viviendas de bajo costo, tipo jardín o con un gran patio  y con facilidad de pago para los obreros”, explicó Ricaurte.

De interés para usted: ¿Por qué nuestro barrio se llama Conquistadores?

A partir de la creación de comunidad surgió la necesidad de hacer más zonas para desarrollar la vida cotidiana como parques y el templo. “La iglesia más cercana que tenía esta zona era la Bolivariana y así surge una iniciativa privada del padre Jorge González para la construcción del templo en este lugar”, comentó el historiador.

En 1952 termina la construcción de la iglesia con el concepto de arte bizantino y fue uno de los últimos templos de grandes dimensiones que se terminó de hacer en la ciudad. Los arquitectos Álvaro Posada e Ignacio Vieira estuvieron a cargo de la obra.

Visite además: Reciba gratis en Whatsapp las últimas noticias de Laureles

Cuentan las historias que el padre que construyó el templo tuvo un sueño con la Virgen María quien le ordenó ponerle el nombre de San Joaquín a la iglesia. “Y gracias a que este personaje tenía una muy buena relación con la comunidad, donde realizaban bazares y colectas recomendó cambiar el nombre del barrio por el mismo de la parroquia“, comentó el historiador Daniel Ramírez Mejía.

Según la religión Católica, San Joaquín fue el padre del Virgen María y el esposo de Santa Ana. Gracias a ellos en países como España se celebra el día de los abuelos, haciendo alusión a los parientes de Jesús.

Lea también: ¡Qué peligro! Vecinos de San Joaquín piden que señalicen las calles

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co