Ojo de poeta, una pesadilla para los bosques de Envigado

Ojo de poeta, especie invasora en Envigado

Ojo de poeta, una pesadilla para los bosques de Envigado

Quien las ve tan bonitas e inofensivas… y son un gran peligro para el medio ambiente. Esté atento al ojo de poeta, una planta invasora que se convirtió en un problema para las autoridades y que hoy se reproduce rápidamente en municipios como Envigado, donde ya se adelanta una serie de estrategias para controlar, lo que para muchos, es una verdadera plaga. Conversamos con Mario Alberto Quijano, doctor en biología y profesor asociado de la Universidad Católica de Oriente, quien nos habló sobre las características de esta invasora.

Las personas usan el ojo de poeta para cubrir las fachadas de sus casas, produciendo así un problema ambiental. Fotos: Jaime Pérez

Lea además: Crean una aplicación para controlar el ojo de poeta

Pero… ¿por qué el ojo de poeta es un problema? “Es una planta trepadora que se enreda sobre cualquier soporte, especialmente de los árboles. Rápidamente los envuelve y no deja que el árbol haga su proceso de fotosíntesis y termina matándolo. El ojo de poeta es una especie que puede sobrevivir a cualquier ambiente, iluminado u oscuro, y que también resiste a cualquier tipo de suelo”, explica el especialista.

Además, agrega que el ojo de poeta es fácil de reconocer. “Su flor es de color naranja y en el centro tiene un punto negro. También se conoce popularmente como ‘susanita de ojos negros’ y ha sido usada, erróneamente, como una planta decorativa”.

Las invasoras, según Quijano, son traídas de otros países. El ojo de poeta llegó desde África en el siglo XIX. “No se sabe a ciencia cierta cómo llegó a Colombia, pero hay un libro del envigadeño Manuel Uribe Ángel, sobre la geografía de Antioquia, y allí relata sobre el día en que vio estas plantas en el departamento. Es decir, estamos hablando de hace muchos años que el ojo de poeta hace presencia en nuestro país”.

Lea también: Dubán, el vecino de El Poblado que le enseña sobre las plantas epífitas

Sus hojas son en forma de corazón y los frutos explotan como si fueran unas pequeñas cápsulas. Dichas semillas se esparcen por todo el terreno, generando así una reproducción a velocidades alarmantes. “El ojo de poeta es muy difícil de erradicar. De verdad que esta planta no tiene ninguna función positiva para el ecosistema, pero autoridades tratan diariamente de hacerle un control para que esto no cause problemas más graves”, agrega el biólogo, quien también publicó el libro ‘Historia, vida y poderes de una especie invasora: estrategia para su control y manejo’, disponible en pdf en la página web de la Universidad católica de Oriente. 

Controles en Envigado

En el transcurso de este año se han realizado estrategias en Envigado para controlar el ojo de poeta. Según Agustín Gutiérrez Henao, director de Ecosistemas y Biodiversidad de la Secretaría de Medio Ambiente del municipio, “esta planta está muy arraigada en todas las veredas del municipio, así que se ha hecho un proceso en estos sectores: Perico, Pantanillo y Las Palmas. La meta que se ha alcanzado hasta hoy son 27 mil metros, es decir, 2.7 hectáreas erradicadas de ojo de poeta”.

Estos controles tienen el objetivo de preservar los bosques nativos ubicados en Envigado y la restauración de los mismos. “Con este proceso se está aplicando un modelo de control que consiste en cortar la maleza, una adecuada apilada y un posterior seguimiento porque con seguridad habrá rebrotes en la zona”.

Si usted tiene algún reporte de esta planta invasora en su sector, puede comunicarse a la línea de atención de la Secretaría del Medio Ambiente de Envigado: 339 41 70.

Le recomendamos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de Envigado

Esta planta invasora cubre rápidamente los otros árboles y frena el proceso de fotosíntesis.

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co