Ha pasado casi un año y no se ven obras en la Normal de Envigado

Ha pasado casi un año y no se ven obras en la Normal de Envigado

Ha pasado casi un año y no se ven obras en la Normal de Envigado

Este colegio y el José Miguel de la Calle fueron demolidos para construir nuevas infraestructuras. La Secretaría de Obras Públicas de Envigado cuenta qué ha pasado con el proyecto.

El 1.° de noviembre se cumplirá un año desde que los estudiantes de la Normal Superior de Envigado se trasladaron a otras instituciones por la demolición de su antiguo colegio. Y aunque a las familias les habían anunciado un plazo de 18 meses para entregar la nueva infraestructura, todavía no se ven las obras.

Beatriz Arango, madre de la estudiante Valeria Laines, de grado 5.°, expresó que para ella este cambio “ha sido como traumático”, porque estaban acostumbrados a una zona más tranquila.

Lea también: Para concluir obras del metroplús en Envigado buscarán nuevo contratista

“La calle del Marceliano Vélez —donde por ahora asiste a clases su hija— es muy transitada, están las obras del metroplús y a los transportes los acosa el tránsito”. Además, dijo la vecina, algunos padres han comenzado a pagar ruta escolar y tuvieron que ajustar sus horarios para acomodarse a la jornada estudiantil de la tarde.

“Uno ve la maqueta y lo que nos han mostrado es que va a ser un megacolegio, todo moderno, pero esperamos que en verdad sea rápido y que estos niños puedan volver a disfrutar del espacio de la Normal, que es tan bonito y grande”, comentó.

La rutina de los estudiantes de la I. E. José Miguel de la Calle también cambió por los mismos motivos. Sara Restrepo, habitante de El Dorado, dijo que su hermana, María Camila, ahora tiene que salir a las 5 a.m. de la casa para encontrarse con otros compañeros en la iglesia de San Mateo y tomar un taxi hasta el Poblado Club Campestre, donde fueron trasladadas temporalmente sus clases.

“En medio de nuestra ignorancia pensábamos que el colegio iba a tener algún auxilio de transporte o un vehículo que los llevara, pero no”, contó Sara.

Ambas instituciones están incluidas en un proyecto de megacolegios emprendido con recursos de la Alcaldía, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y el Ministerio de Educación. De acuerdo con el secretario de Obras Públicas, Sergio Ríos, la iniciativa ya mostró sus primeros resultados con la primera etapa de la I. E. Leticia Arango de Avendaño, que ya fue entregada.

Le sugerimos: Vecinos, preocupados por el caos que generan obras en El Escobero

“Todo este año hemos tenido dificultades con el Fie (Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa) que ya se han venido solucionando”, explicó el jefe de despacho y añadió que al comenzar las obras en la Normal y en el José Miguel de la Calle “se encontró que había que cambiar las zapatas, que son unas pilas profundas, eso implicó un rediseño completo en fundaciones, sacar nuevamente los permisos de construcción y aportar $ 2000 millones adicionales”.

Conforme lo asegura Ríos, están a la espera de la firma de un convenio, y la construcción estaría comenzando aproximadamente en 15 días. El funcionario también resaltó que la construcción de la I. E. Alejandro Vélez Barrientos (sede Altos de Las Flores), en un lote libre, se adelanta en un 30 %. “Es una obra que ya tiene fundaciones ejecutadas, está en columnas y va en muy buen avance de construcción”.

El plazo estimado para la entrega de los colegios es de 1 año, pero el de la Normal es de 16 meses (es decir, estaría lista en el primer semestre de 2020). El presupuesto de esta última, sumado a la José Miguel y al Alejandro Vélez, asciende a $ 36.000 millones. La próxima semana, aseveró el secretario, se llevará a cabo una reunión con el constructor y el alcalde, “para mirar alternativas para aumentar los rendimientos”.

Sobre las quejas de algunos vecinos del lote de la Normal, que se han manifestado por las acumulaciones de agua en el lugar, Sergio Ríos dijo que la Secretaría ha estado pendiente, “desafortunadamente el colegio ya se le entregó al Fie y ellos no han autorizado hacerlo, pero esperamos esta semana resolver el problema de charcos”.

Asimismo, recalcó que las instituciones demolidas tenían más de 60 años de antigüedad y no cumplían con las normas sismorresistentes ni tamaños de aulas, por eso era necesaria la reconstrucción total. Los nuevos espacios “cumplirán con la capacidad para jornada única y los requisitos de Colegios 10, con placa polideportiva, ascensor y restaurante escolar”.

No se pierda: ¿Por qué volvieron a cerrar la calle en La Magnolia si ya habían terminado la obra?

Por su parte, Diego Fernando Echavarría, secretario de Educación y Cultura, explicó que el hecho de llevar una población a otra institución genera unas dinámicas muy diferentes y significa un esfuerzo mayor. “Gracias a Dios hemos tenido muy buena receptividad de los colegios y la fortuna de que la gente está muy convencida de que esto era necesario hacerlo”.

El funcionario precisó que la Normal tiene unos 2300 estudiantes que por el momento están divididos entre la escuela Fernando González, la Marceliano Vélez, el Liceo Manuel Uribe Ángel y el Restrepo Molina. En el José Miguel de la Calle hay entre 700 y 800 alumnos que se fueron al Poblado Club y en agosto algunos pasaron a la I. E. Marie Poussepin.

“Lo que buscamos era que quedaran sobre el mismo sector donde estaba la población. Por ejemplo, en el José Miguel de la Calle, el 65 % de los estudiantes viven en el Alto de Misael, donde queda Poblado Club. Miramos que perfectamente les diera para irse caminando”, señaló el secretario.

Siga leyendo: ¿Por qué estrecharon las calles en La Magnolia?

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co

(Visited 173 times, 1 visits today)