Un nuevo mural adorna la calle 10 de El Poblado

Un nuevo mural adorna la calle 10 de El Poblado

Un lienzo a cielo abierto, esa ha sido la calificación que vecinos le han dado a El Poblado en los últimos años, gracias a las intervenciones que artistas urbanos han hecho en diferentes sectores de la comuna 14. Uno de esos talentos se llama Andrés Felipe Restrepo, conocido en el mundo artístico como ‘Guasabro’ (@guasabro_r3strepo @guasabro.vj), vecino del barrio Patio Bonito y también un líder en su comunidad, el mismo que promueve la cultura, no solo en El Poblado sino en otras zonas de Medellín.

Gracias a su inspiración, este artista le dio un nuevo color a un muro ubicado en la calle 10 con carrera 36, en donde le hizo un homenaje a la capital antioqueña. El mural, que también se hizo con el fin de incentivar a las personas en dejar su barrio más limpio, fue bautizado como ‘Medellín no se detiene’.

“Quise pintar a Medellín al amanecer porque me gusta mucho pensar el territorio, rescatar la memoria, el patrimonio y la cultura de nuestra ciudad. El mural muestra la mirada desde El Picacho, de occidente mirando hacia el oriente”, explica ‘Guasabro’. Fue una convocatoria hecha por la Alcaldía de Medellín para escoger el mejor boceto. Ganó la comuna 14 gracias a la inspiración de este vecino, quien quiso hacerle tributo a una ciudad que está en el ojo del mundo.

Lea además: Así se vivió la implosión de Continental Towers

“Hay muchos barrios que están en la periferia y es la mirada desde estos sectores, que personas no conocen, no solo extranjeros sino también la misma gente que vive acá”, agrega el muralista. El vecino ha pintado murales en sectores como la comuna 13, en el centro de Medellín y en diferentes negocios de El Poblado como la Octava, Berlín Bar y otros restaurantes.

Códigos de respeto

En el 2019, la calle 10 se convirtió en una galería a cielo abierto, en donde artistas urbanos intervinieron los muros de esta importante vía. Ese fue un indicio del respeto y cambio de mentalidad entre los vecinos. “El llamado ‘Street art’ es una tendencia que ha crecido en el territorio, incluso en ciudades grandes como Bogotá. Con esa fuerza que se está presentando, la comunidad va entendiendo que el muralismo no tiene nada que ver con el vandalismo, todo lo contrario, es un arte que se debe rescatar”, dice ‘Guasabro’.

El artista asegura que los grafiteros que caminan por El Poblado tienen códigos de respeto que les impide tocar los murales que adornan las calles de esta comuna. “Por ejemplo, estaba pintando este mural cuando ellos pasaron y me felicitaron porque estaba quedando muy bacano. Ya lo van conociendo a uno y, muy seguramente, no lo van a rayar con sus firmas. Entonces sí, en el gremio hay códigos y amigos que permiten cierta convivencia”.

Los mismos vecinos, al ver el resultado de estas obras de arte, les preguntan a los artistas si estas intervenciones también se pueden hacer en sus sectores, con el fin de “rescatar muros”, como dice ‘Guasabro’. “Cuando las personas ven un mural de estas características, no tiran basuras en el lugar y se esmeran por cuidarlo. Esa es la estrategia que Emvarias está aplicando”.

Y al nuevo mural de la 10 llegan niños y adultos para tomarse la respectiva foto, como si interactuaran con el arte. El ciclo de vida del mural incluye este proceso con las personas que pasan por su lado, como si la obra de arte incluyera a toda la población para que admire el talento de estos muralistas.

“Todos nos estamos educando en una ciudad que cada día está creciendo, incluso en arte y cultura, esa es una cualidad muy importante para quienes vivimos en la región”, finaliza ‘Guasabro’. Un nuevo color llega a la calle 10, una vía que está pidiendo la ayuda de los ciudadanos para que no termine convertida en una zona de nadie, al contrario, que sea ese corazón de El Poblado que nos duela a todos.

Le recomendamos: ¿Cómo le parece que quedó la nueva Calle de la Buena Mesa?

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co

Fotos: Carlos Velásquez

(Visited 87 times, 1 visits today)