Ahora los niños pueden diseñar sus juguetes

Ahora los niños pueden diseñar sus juguetes

Ahora los niños pueden diseñar sus juguetes

La misión de María Isabel es llevar a la realidad esos personajes únicos que nacen de la creatividad de los más pequeños. Conozca de qué se trata.


Mientras Manuela dibujaba a Roxana, María Isabel se sentó al lado sin cuestionar ningún trazo. Sin embargo, la niña le explicaba el porqué de cada detalle. No había líneas mal puestas o desproporcionadas, “ella es un monstruo de cabeza azul y cuerpo amarillo, que se chorreó porque se estaba comiendo un sánduche”.

La sorpresa llegó días después, cuando la pequeña vio a Roxana, ya no en el papel ni a medio pintar, sino convertida en un muñeco con un brazo más largo que el otro, los pies diminutos y los ojos desorbitados, tal cual ella lo había dibujado.

Demostrarles a los niños que pueden hacer realidad sus sueños y todo lo que tienen en su imaginación es la misión de María Isabel Gallego, una ingeniera de diseño de producto que dejó su carrera para dedicarse a regalar sonrisas.

Esta vecina obtuvo su título universitario en 2007 y viajó a Italia un año después para hacer una maestría en Diseño de Ingeniería. En Europa estuvo 3 años, pero luego de trabajar 12 meses para Whirlpool regresó a Medellín.

Lea además: Su misión: aprovechar la ropa que dejan los niños

Acá se casó con su novio de toda la vida e ingresó al equipo de diseño de Haceb como design manager. Poco a poco ascendió a otros puestos, hasta que llegó al área de Innovación.

Estado ahí pensó que ya era hora de iniciar un emprendimiento que impactara la vida de las personas, “pero no tenía ni idea de qué hacer”. Aprovechó su participación en una feria alemana para buscar inspiración y en el regreso, en una de las revista del avión, la encontró. “Leí un artículo sobre una empresa norteamericana que fabrica muñecos a partir de dibujos y me enamoré”.

Pero esa, dice, no era una opción, “no había estudiado una carrera y una maestría para dedicarme a hacer peluches”. Durante mucho tiempo exploró otras alternativas, sin embargo, nada la emocionaba tanto como aquel artículo de revista. Así que se lanzó.

Cogió una máquina de coser, telas de colores e hizo pruebas con los dibujos de sus sobrinos y algunos de los hijos de sus amigas. “Cada que entregaba un muñeco era una experiencia inigualable, todos se sorprendían y no paraban de sonreír”. El primero fue el de Manuela.

No se pierda: El Poblado, todo un barrio para los niños

Apenas quedó embarazada, renunció a la compañía de electrodomésticos y se dedicó de lleno a Mágicos (en Instagram @magicos.imaginarios), como nombró su emprendimiento. En medio del proceso entendió que hacer realidad los personajes únicos que nacen de la creatividad de los niños iba más allá de un simple capricho, “aunque parezca algo muy simple, llevar del papel a la realidad sus dibujos les ayuda a creer en sí mismos y los motiva a cumplir sus sueños”.

En eso mismo está de acuerdo la psicóloga Raquel Ardila, pues “en el proceso educativo actual, el desarrollo del arte y la creatividad en los niños es fundamental, ya que las herramientas tecnológicas ocupan gran parte del tiempo. El arte fortalece su autoestima y la capacidad de resolución de situaciones de formas diferentes”.

De igual forma, según la experta, “elaborar sus elementos de juego les posibilita re-crear sus emociones y sus situaciones, lo que fortalece su autoconfianza, autonomía y, al mismo tiempo, estimula su actividad creativa y sensorial”.

Por eso es que Isabel también prepara talleres creativos para que chicos y grandes se conecten con su niño interior o fortalezcan ese vínculo, “a veces se nos olvida eso que anhelamos con el corazón, lo que nos apasiona… Aunque no todos podemos ser lo que desde chiquitos soñamos, porque vamos cambiando las aspiraciones. Siento que si hay un niño que cree que su esencia es para algo y no lo sigue, porque es muy loco o imposible, yo puedo aportar para que crea en sí mismo y logre lo que se proponga”.

Siga leyendo: El niño que cantó con Juan Gabriel hoy vive en Medellín


Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co