“Hacer muñecos en crochet me genera paz y tranquilidad durante la cuarentena”

Hacer muñecos en crochet me genera paz y tranquilidad durante la cuarentena

“Hacer muñecos en crochet me genera paz y tranquilidad durante la cuarentena”

Yolanda Velásquez Botero, vecina del barrio Conquistadores (Medellín), realiza amigurumis (muñecos elaborados en crochet) durante la cuarentena, con el fin de exponerlos en sus redes y compartirlos. La mujer asegura que hacerlos le produce calma y alegría para su vida. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por El Taller (@eltallerdeyolanda) el

Unos muñecos creados con lanas, agujas y tejidos, son la felicidad de esta vecina, durante estos días de aislamiento obligatorio. Los amigurumis son para ella como sus hijos, los consentidos de sus piezas artísticas, porque aparte de entretenerla, la han hecho ganar premios y reconocimiento a su trabajo. 

“Es una técnica muy bonita que necesita de mucha concentración y paciencia, porque hay que contar mucho. Cuando estaba pequeña siempre observaba a mi mamá que tejía en crochet, ella me enseñó y yo aprendí con facilidad. Me gusta mucho”, manifestó la vecina. 

Yolanda Velásquez, diseñadora y delineante de arquitectura de profesión, se retiró de su trabajo en 1994 para dedicarse a otras técnicas artísticas manuales como pintura de muebles y creación de figuras en tela. Sin embargo, hace 2 años comenzó a hacer los amigurumis y sus muñecos la tienen fascinada. 

Lea además: Vecinos de Laureles hacen favores a adultos mayores para que no salgan de sus casas

“El año pasado los llevé a la feria Abordarte como parte de una exposición en el museo El Castillo y me gané un premio. Esto me llena de orgullo, me incentiva a seguir tejiéndolos y me causan mucha alegría”, señaló la mujer. 

Esta vecina pasa el periodo de cuarentena por el coronavirus en su hogar junto a su esposo. Sin embargo, es estricta cuando dedica tiempo a crear sus obras.  

“Disfruto mucho de la presencia de mi esposo, Luis Alberto Cataño, él es mi colaborador, me los admira y me lleva a las clases de crochet, pero cuando estoy tejiendo tengo que concentrarme mucho, no me puede distraer hablándome, porque si fallo en un punto, tengo que desbaratarlo”, comentó la vecina. 

De interés para usted: Vecina de El Velódromo repartió mercados para ayudar durante la cuarentena

Velásquez se demora cerca de una semana en hacer una muñeca de hilo. Todos los días le dedica de 3 a 4 horas diarias a sus figuras, necesitando solamente de agujas, hilos y algodón para rellenarlos. 

“Después de hacer todos mis oficios en la casa, le dedico tiempo a los amigurumis. Afrontar y aceptar este periodo de aislamiento por el coronavirus, no ha sido fácil. sin embargo, lo veo como una experiencia maravillosa, a la cual he tratado de sacarle provecho haciendo las figuras”, contó la mujer. 

Algunos de los amigurumis los vende, otros los regala y algunos los guarda como parte de su colección. “He hecho pesebres, animales y muñecas. Su valor depende del tamaño y la dificultad para hacerlo”, explicó Velásquez. 

Esta artista invita a sus vecinos a aprovechar el tiempo durante la cuarentena. “Para evitar el estrés tenemos que hacer actividades que nos gusten y nos motiven como pintar, leer un libro y hacer manualidades. Recuerden que cuidarnos, es cuidar a los demás”.

También puede leer: Con el reciclaje, Margarita hace obras de arte

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co