Miriam Estrada, una vecina de Laureles que marcó distintas generaciones

Miriam Estrada, una vecina de Laureles que marcó distintas generaciones

Miriam Estrada, una vecina de Laureles que marcó distintas generaciones

Esta vecina, que pertenece a una de las familias más importantes del sector artístico y cultural de la ciudad,  lleva más de 7 décadas viviendo por el parque de Laureles. Conózcala.

Recuerde: Conozca la nueva mesa del patrimonio y la memoria de Laureles

Hija de Alberto, sobrina de Fernando y hermana de Leonel. La menor de 4 hijos. La única nacida en Manizales, ella se destacó por ser una mujer culta, servicial y de buen humor.

De hecho, a sus 92 años, todavía cuenta chistes, relata sus hazañas y es recordada por la mayoría de vecinos, que ya migraron de los alrededores del Primer Parque de Laureles pero que siguen en contacto con sus hijos, como una persona cálida y respetada.

No olvide: Debería cambiar de nombre el segundo parque de Laureles?

“Hace más de 70 años que vivo por acá. Soy casi la única de la cuadra, de los de mi generación, que sigue viva y permanece en el mismo lugar”.

Pero antes de hablar sobre ella o la vida barrial, Miriam comenta que durante muchos años su papá fue el dueño de una de las ópticas más prestigiosas de Medellín: La Óptica Central, ubicada en Junín con Ayacucho. Allá ella se mantenía.

Asimismo, señala que en 1929 su tío Fernando, optómetra y fundador de la Óptica Santa Lucía, inició la construcción del Palacio Egipcio, en Prado Centro.

Le interesa: Albita, el amor de la vida de J Balvin

“Luego de sus excursiones a Egipto fue que se le ocurrió la idea… Hoy en día es una de la edificaciones más antiguas de la zona”.

Sin embargo, afirma, Leonel no se queda atrás. Además de ser uno de los pioneros de la ortodoncia en Colombia, su único hermano hombre fue protagonista de la escena cultural antioqueña durante el siglo XX.

“Era pintor, escultor y ceramista aficionado, que inició y dirigió varias ediciones de las Bienales de Arte Coltejer”.

Recomendado: Daniel Gutiérrez, el vecino que compone canciones en el aislamiento

Una matrona de Laureles

A los 18 años recién cumplidos, Miriam se casó con Darío Bernal, “un hombre excepcional” con el que tuvo 12 hijos (9 hombres y 3 mujeres). “Yo era la contemplada (más no mimada) de la casa, por eso mi papá me llevó a comprar el vestido de novia a Estados Unidos”.

Aunque se dedicó a ser ama de casa, esta mujer siempre se interesó por la cultura general. “En los tiempos libres hacía rompecabezas, crucigramas y sopas de letras“.

No se pierda: Aumentó el consumo de drogas en el primer parque de Laureles

Su casa, que hoy en día es un edificio, era el punto de encuentro de toda la cuadra.

“Sumando los hijos de todas las familias, eran más o menos 100 muchachos, pero cuando a una vecina se le perdía alguno, y se daba cuanta que estaba acá, se tranquilizaba porque sabía que éramos gente de bien“.

Del mismo modo, Luis, su sexto hijo, recuerda que la puerta de la casa siempre se mantenía ajustada. “Mis amigos llegaban empujándola: “Doña Miriam el flaco está”, y ella se reía: “¿Cuál de todos? Vaya búsquelo”, entonces se sentían en confianza”.

Infórmese: Preocupa el aumento de los casos de violencia intrafamiliar en Laureles

Esta vecina se conserva calmada y afable. A pesar de “la viejura”, como dice, son pocas las pastillas que toma.

Para ella es claro el barrio ha cambiado, pero ella también, sin embargo, en su memoria permanecerán las imágenes de los niños jugando en la calle pelota caliente, la casa de las López en donde ahora queda McDonald’s y todo el legado cultural que dejaron los Estrada en Medellín.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Área del sector de Bolivariana (urbanización San Joaquín)🏘 Esta imagen hace parte de la serie de fotografías aéreas bastante inéditas e innovadoras para la época -1948-, registradas por el fotógrafo Gabriel Carvajal. Está fundamentada en el requerimiento que el Instituto de Crédito Territorial urbanizador de la zona de Otrabanda, solicitó al fotógrafo para registrar los lotes y avances en los procesos constructivos de barrios con casas en serie que adelantó para mitad del siglo XX en varios sectores de la ciudad. El área alrededor del sector de la naciente Universidad Católica Bolivariana, hoy en día UPB, aún baldía como se observa, fue configurándose desde el río Medellín a través la incipiente avenida Bolivariana. Una de las urbanizaciones pioneras fue la que San Joaquín, en un comienzo denominado barrio Los Libertadores, dado que en el lote donde se construyó existía desde 1929 la cancha, luego estadio, de Los libertadores, que también sirvió como hipódromo, ya legendario para la época. La urbanización pionera en Colombia en el concepto de “casas para empleados” fue entregada por etapas, en 1949 se entregaron los primeros 24 prototipos, en 1951 otras 42 y para 1953 se hizo entrega definitiva de otras 100 casas en serie, para un total de 166 que conforman la urbanización. El barrio se consolidaría en los años sesenta con otras construcciones particulares y con la iglesia que terminaría asignando el nombre por el cual hoy se conoce. Por: @BPPiloto Fotografía: Gabriel Carvajal Pérez, 1948 Archivo Fotográfico-Biblioteca Pública Piloto. #Historia #History #Antioquia #Blancoynegro #Blackandwhite #backtothepast #Colombia #Medellín #Medellin #Ciudad #Urban #City

Una publicación compartida por Periódico Gente (@periodico_gente) el

Importante: El supuesto espectro que rondaba por una antigua casa de Laureles

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co