‘Medicina bajo sospecha’, el nuevo libro de Emilio Restrepo

‘Medicina bajo sospecha’, el nuevo libro de Emilio Restrepo

Emilio es un médico, docente y escritor, vecino de Belén, que busca integrar todas sus facetas en un mismo individuo, pues mira el mundo a su manera y lo cuenta bajo su forma de ver la vida, dándole su sello como lo hace en sus libros. 

Emilio se defien como “un contador y escuchador de historias”. Foto Esneyder Gutiérrez

Emilio Restrepo decidió estudiar medicina porque su tío era el doctor del pueblo en Don Matías y lo admiraba porque era “una figura poderosa, influyente, entregada a la gente con ese carisma y esas ganas de ayudar. Las personas lo buscaban y él les colaboraba, entonces tenía como una especie de poder sobre la gente que con solo escucharlo tenía como un poder curativo, me parecía una especie de chamán, una especie de gurú que ayudaba mucho a que la gente se tranquilizara”. 

Aunque la orientación del colegio lo llevaba a estudiar derecho o periodismo o ingeniería, se decidió por la medicina donde descubrió que esta ciencia era muy poderosa, muy analítica, que tenía explicaciones para muchos procesos, que todo se podía inferir desde el conocimiento y “terminé enloquecido y totalmente apasionado por la medicina”.

Le puede interesar: Tiene 93 años y aún sigue pintando

La escritura llegó por la necesidad de contar historias: “desde que yo era un peladito, producto de vivir en un barrio de clase media y de una familia muy conversadora, muy tradicional que se reunía los fines de semana alrededor del licor o la comida para contar historias, porque se moría de pasión por el hecho de narrar, me gustó escuchar y contar historias”. 

Además, Emilio, define a su barrio natal como “un barrio muy oral”, pues todo mundo hablaba, ya que no había nada más para hacer a parte de jugar, hablar o leer. Algo que marcó el futuro de Emilio fue el cine que había en el barrio, al cual “yo iba a ver una película que duraba una hora y media y salía a contarla, pero duraba tres horas contándola, entonces me gustaba que me escucharan y escuchar a la gente hablando y contando”. 

Luego dio el salto a la escritura donde descubrió que tenía capacidad para contar historias porque la primera parte de la narrativa se basaba en la historia y la segunda en los personajes. Después, comenzó a trabajar en el lenguaje y por último en el entorno, pues quiso contar su barrio y la ciudad. 

Para Emilio “las historias no tienen límites, tienen variantes, tienen otras formas de mirarlas y de contarlas” . Esneyder Gutiérrez

Emilio define a sus historias como “trasgresoras, pues tengo unos libros que cuestionan profundamente la medicina, sobre todo La Trilogía Perversa de la Salud, que está compuesta por El Pabellón de la Mandrágora (2006), Y nos robaron la clínica (2018), y Medicina bajo sospecha (2022), este último es mi nuevo libro donde expongo una mirada crítica y de denuncia sobre cosas que no comparto de la medicina, de la forma práctica, oscura y antiética de ejercer la medicina, sobre todo de la parte médico legal que implica los procesos que tienen que ver con demandas y cómo afectan al individuo”. 

Igual asegura que ha tenido mucha aceptación en el gremio de la salud: “por un proceso de admiración, porque les gusta o hasta por lamer compran los libros y los promocionan, y como las historias tienen el componente del chisme y el cuestionamiento que a todos nos gusta y que muchos piensan, pero pocos se atreven, yo soy un poquito atrevido y osado para eso, entonces le he metido la ficha a contar historias que otros no se atreven a narrar”.

Únete a nuestro grupo de Facebook Vecinos Belén

Resalta el apoyo y la aceptación que ha recibido por parte de las editoriales universitarias que cuentan con facultades de medicina, pues “como saben que hablo del tema médico con argumentos, con cuestionamiento ético, además de la necesidad de contar historias, aunque no faltará quien crea que yo soy un traidor que cuenta historias que pueden perjudicar al gremio, pero yo no le tengo miedo a eso porque sé que estoy diciendo la verdad o por lo menos la forma como yo veo la verdad”. 

Con sus libros busca entretener, capturar, que los lectores sean fieles y busquen sus libros: “nada más emocionante que un lector que coge un libro mío empiece a buscar en la prehistoria y se adhiera a los libros anteriores. Me gusta tener un cómplice, una persona cercana que me siga la trayectoria, busco establecer esa complicidad con el lector y que él se sienta identificado con el proceso de narrar”. 

 

Por Andrés Bedoya

johanb@gente.com.co

(Visited 130 times, 1 visits today)