La cercanía con la muerte la volvió mamá bloguera

Mamá sobreviviente de cáncer habla sobre crianza

La cercanía con la muerte la volvió mamá bloguera

Desde hace 5 años, en medio de un cáncer, Tatiana se dedica a compartir su maternidad y crianza en redes sociales. Conózcala.

No olvide: Si le gusta ser vecino de El Poblado únase a este grupo de Facebook

Hace 5 años, cuando su hija mayor tenía 14 meses, Tatiana Gómez, Tata, fue diagnosticada con cáncer de ovario. “Renunció” a ser mamá mientras se sometía a tratamientos, quimioterapias y cirugías.

Como si fuera así de fácil alejarse de los hijos, “pero preferí sacrificar verla para que ella continuara su vida”.

La soledad la llevó a escribir. “Tener cáncer es como vivir una pandemia, no puedes verte con nadie, porque te pueden contagiar de cualquier cosa y estás tan débil que hasta una gripa es mortal”.

Le interesa: En este taller de El Poblado imprimen libros e imágenes con tintas naturales

La palabra muerte la acompañó varias noches. Su mayor preocupación era que Valeria no la recordara de ella.

“Abrí un blog para hablarle de mí, para que me conociera de verdad y que nadie le contara quién era yo, una especie de diario que mi hija pudiera leer cuando yo no estuviera”.

Lo nombró No Más Sopa Mamá, en honor a la frase que su pequeña tanto repetía y a Tata le hacía gracia.

Recuerde: Andrea hace collares y accesorios “baby friendly”

“Nunca le escribí sobre mi enfermedad, sino sobre anécdotas, planes que hacíamos juntas, cosas charras o lo que no me gustaba de la maternidad”.

Meses después de su última quimioterapia y de que los médicos le extrajeran un ovario y una trompa, por una razón que aún hoy sus oncólogos no se explican, esta mujer de 31 años quedó embarazada.

“No me volvió a venir la menstruación ¡No podía tener más hijos! Pero llegó Maximiliano y, a pesar de los riesgos que implicaba tenerlo, no quise abortar”.

No se pierda: Ana María, una mamá real que nos cuenta sus secretos

La gestación, dice, no fue fácil. Sin embargo, esta paisa con acento costeño, no solo se convirtió en mamá por segunda vez sino que le ganó la batalla al cáncer y se convirtió en una mamá bloguera.

Poco a poco su perfil de Instagram empezó a ganar seguidores. “Una marca me contactó y me invitó a un lanzamiento en Colombia Moda. Conocí a otras mamás que hacían lo mismo que yo: hablar sobre maternidad y crianza. Ahí me di cuenta que era un trabajo, que yo estaba viva, me encantaba escribir y me gustaba sentirme acompañada”.

Además: En la cuarentena con sus hijos siga las recomendaciones de una Mamá con Amor

UNA MADRE IMPERFECTA

“Yo no soy la mamá perfecta”, dice Tata, mientras que una voz de fondo, la de su hija Valeria, la interrumpe: “No seas mentirosa mamá, que sí lo eres”.

Esta publicista difunde a través de redes sociales la mayor parte de su vida. “Ahí la gente puede encontrar historias de una mamá imperfecta pero feliz. No me las sé todas, soy común y corriente, lo único que me diferencia es que comparto mis experiencias con las demás”.

También: Doña Isabel vende las mejores solteritas de Laureles

Esa interacción sacó a Tata de la ansiedad y la depresión en las que la había sumergido el cáncer. Además hoy en día vive de eso. Es orgullosamente una mamá influencer.

“En Más Sopa Mamá nos reímos, nos emocionamos, la pasamos bien y hasta lloramos juntas cuando estamos cansadas y no damos más. Ahí van a encontrar un apoyo, una comunidad de un montón de mamás con habilidades distintas que se complementan y que jamás van a ser juzgadas”.

Importante: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

(Visited 218 times, 1 visits today)