¿Por qué la quebrada La Presidenta huele a azufre?

Malos olores en la quebrada La Presidenta en El Poblado, Medellín

¿Por qué la quebrada La Presidenta huele a azufre?

La vecina Paula Jaramillo nos envía una queja puntual: “Sobre los malos olores que se están sintiendo en el barrio La Florida de El Poblado. Yo les escribo desde la urbanización Riachuelos. El olor parece ser de la quebrada (La Presidenta). La administración hizo el el reclamo a EPM y ellos dicen que no encontraron nada. Esto empezó extrañamente desde la cuarentena porque estos malos olores no se sentían”. Consultamos con un experto ambiental quien nos explicó el motivo de estos desagradables olores.

Quebrada La Presidenta en El Poblado. Foto: Jaime Pérez

Algunos vecinos sienten los olores, otros aseguran que no se han percatado de esta situación. Sin embargo, la quebrada La Presidenta presenta, en ciertos momentos del día, un olor a azufre y a amoniaco que puede llegar a residencias vecinas. Sergio Rúa Álvarez, ingeniero químico, especialista en gestión ambiental, nos comenta que todo hace parte de una inconsciencia con la naturaleza.

Lea también: La cuarentena, un alivio para las quebradas de El Poblado

“Es un tema que se da normalmente cuando existen las aguas residuales en las quebradas. Los malos olores se presentan cuando una actividad humana vierte agua residual (agua desechada después de ser usada en un procedimiento), la misma que ya contiene varios componentes. El más característico de todos es la materia orgánica: residuos de comidas, de plantas, materia fecal, entre otros. Se habla de orgánico porque se compone de carbono, hidrógeno y oxígeno”.

Cuando estos componentes se cruzan con el agua de las quebradas se produce “un ambiente anaerobio, que es la ausencia de oxígeno en el agua, donde existen organismos que tienen la función de degradar la materia orgánica con un proceso químico, esto produce olores derivados del azufre, ácido sulfúrico y amoniaco”.

Más cuidado ambiental

Y no es el diablo el que está rondando por La Presidenta. Son las mismas acciones de la comunidad las que hacen que esto genere un dolor de cabeza para los demás vecinos. “Todo se basa en una cultura ambiental que debe tener la ciudadanía. Cuando hablamos de este tema nos referimos a evitar lanzar residuos a las quebradas. Hay puntos de la urbe donde se vive al lado de una cuenca y tiran los desechos allí. También hay sitios en los barrios periféricos donde no existe sistema de alcantarillado, es decir que hay casas que están conectadas directamente con las quebradas, donde todos los residuos van a dar a dicho afluente”, explica Sergio.

Lea además: ¿Cada cuánto le hacen mantenimiento a las quebradas?

Un llamado, además, a negocios o empresas (restaurantes o fábricas). “También son los grandes responsables de vertimientos de residuos en este sector. Lo ideal es que cada negocio implemente un sistema de tratamiento de aguas, primario o secundario, dependiendo de su actividad económica. Sin embargo, podemos decir que los malos olores se producen básicamente por la falta de oxígeno del agua, que también se ve estancada en ciertos puntos”.

María Helena Gómez Gallo, líder ambiental del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, insiste en que “los mayores vigilantes de estas quebradas son los mismos vecinos, quienes nos mantienen alerta sobre este cuidado, no solo en cuarentena sino en todas las épocas. Los afluentes son nuestro más preciado tesoro”. El mensaje es claro… y usted, señor lector, ¿qué está haciendo por las quebradas de su barrio?

Le recomendamos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de El Poblado

El ingeniero Sergio Rúa les explica a los vecinos sobre el cuidado de las quebradas. Foto: cortesía

Por Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co