Este artista de La Nubia pinta personas sin rostros

Este artista de La Nubia pinta personas sin rostros

De los bailes en la terraza de su casa, las charlas con amigos en la esquina y las citas para escuchar música sentado en las piedras del Parque de La Nubia está hecho José Javier Mejía, un vecino dedicado a la pintura.

Más de 40 años han pasado desde que este barranquillero de nacimiento arribara a la Comuna 16 de la ciudad de Medellín. Primero llegó a Manrique donde tan solo duró tres años y luego se radicó en el sector de La Nubia, una planicie donde forjó grandes amistades o como él mismo les dice: “la barra”.

A lo largo del tiempo pasó por Belén Las Playas, Envigado y hasta El Poblado, pero nuevamente retornó a sus raíces, mismas que se han visto plasmadas en el lienzo con una serie de obras inspiradas en toques de jazz, rock y salsa.

Lea también: Una artista que se hizo durante la pandemia

“En este barrio se han conjugado muchas historias de la barra de amigos que tuve, éramos un grupo muy grande y solíamos llevar una grabadora al parque para oír música a todo volumen ahí en las piedras”, relata Mejía.

Desde pequeño tuvo claro que iba a dedicarse al arte, cursó un semestre de artes plásticas en la Universidad de Antioquia pero se pasó a la Fundación Universitaria Bellas Artes donde desarrolló a fondo la pintura en caballete y el dibujo con modelos.

Con sus vecinos recorría los rincones de La Gloria y Las Playas, se sentaban en unas escalas a conversar y muchas de esas anécdotas lo fueron nutriendo para buscar su propio estilo de trazos caracterizados por reflejar músicos de diversos géneros y personas del común con la cara desdibujada. 

Su expresión artística está entrelazada con la música que vivió, el porro, la cumbia, la salsa, el merengue, el bolero y hasta el vallenato viejo, una mezcla de melodías que lo han llevado a navegar en la imaginación, pues casi todo lo que pinta proviene de la fantasía.

Lea además: Yessie pinta obras de arte sobre botellas de vidrio

Las técnicas que utiliza son óleo y acrílico en lienzo, un método donde logra rostros difuminados, sin definición y provenientes de personas desapercibidas, ésas que por muy corrientes que parezcan van formando una intrincada carrera hasta llegar a la fama, “hay tantos músicos que realmente no son reconocidos pero esos son los que a mí me gusta pintar”, reconoce José.

Define su pintura como realista con un asomo hacia el expresionismo, una corriente en donde toma como modelos a esos individuos que habitan en las calles, en el metro, en el bus, en cualquier parte.

De aprendiz a maestro

Este vecino ha pertenecido a varias fundaciones y corporaciones como Pinceles por la paz y La Caravana del Arte, etapas que le permitieron llegar a la docencia y comenzar a dictarles clases de pintura a niños en situaciones de vulnerabilidad.

No se pierda: Pinta cuadros, bebederos y macetas con ilustraciones de mascotas

Impartió cursos en el Hospital Infantil Concejo de Medellín dirigidos a niños en fases de enfermedades terminales y recorrió varias veredas y municipios hasta que ingresó a la Institución Universitaria ITM.

Escenarios como los complejos carcelarios y penitenciarios también se han convertido en espacios para difundir el arte y actualmente José Javier da clases en la Cárcel El Pedregal a la estructura de hombres y mujeres, una actividad que considera enriquecedora no solo porque nunca había tenido una experiencia semejante sino también por la oportunidad de brindar esperanza.

Adicionalmente, este artista participará el próximo 25 de febrero en Expo Arte Génesis, una exposición en la sede de arte libre de Laureles, ubicada en la avenida Jardín en la carrera 74B # 39B – 83. La inauguración será a las 6:30 p.m. y podrán visitarla hasta el 18 de marzo de 4 a 8 p.m. de miércoles a sábado. Para saber más sobre la programación pueden comunicarse al 311 755 0354.

Una casa-taller de puertas abiertas

Para seguir honrando la amalgama de historias del barrio que envuelven su casa este vecino inauguró finalizando el año 2021 un taller de pintura en la recordada terraza de los bailes.

“Quería concatenar todo en este nuevo espacio y estoy muy contento de recibir a la comunidad para enseñarles lo que más me representa”, afirma Mejía, pues por este rincón bohemio que él mismo describe como amañador, han pasado personajes como Juanes y Mirabay Gómez, hija de la pianista Teresita Gómez.

Cuando piensa en su legado José Javier desea que lo recuerden como una persona que inculcó con pasión el amor por las artes, pues según su filosofía la sociedad mejoraría mucho si se enfocara más en la cultura.

Por: Michelle Acevedo Vélez
michellea@gente.com.co

Fotos Camilo Suárez

(Visited 726 times, 1 visits today)