Andrea llegó a Envigado para deleitar con sus plátanos maduros

Maduros Mi Cliente en Envigado

Andrea llegó a Envigado para deleitar con sus plátanos maduros

Siempre sonriente y “exageradamente bien”, como ella misma lo dice. Luz Andrea Gutiérrez, reconocida en Medellín por tener una receta única con los plátanos maduros, llegó a Envigado para sorprender a los vecinos con sus delicias, según Andrea, “también con un toque morboso para que el cliente se sienta más atraído”… pero no se escandalice ni se eche la bendición. Que ella misma nos cuente de qué se trata.

El negocio de Andrea está ubicado en la transversal 31 sur, entre la carrera 43A y la diagonal 32D , barrio La Magnolia. Fotos: Daniel González Jaramillo

Lea además: Los acompañantes de la cocina colombiana

Nos causó curiosidad que las personas frenaran sus carros al frente del negocio de Andrea para preguntarle “¿y qué es lo que vende? Qué genial, bienvenida”. Sí, la receta de esta mujer paisa se hizo viral en Medellín y hoy quiere que la Ciudad Señorial también se sienta complacida con su presencia.

“Acá tenemos ‘el chiquito’, con queso y bocadillo, también el ‘pecho sobre espalda’ que viene doble y sin miseria con exagerado queso. Además, tenemos ‘la orgía’, que viene con cuatro maduros, también sin miseria, con queso y bocadillo. Así tendrás un gran orgasmo bucal”, explica Andrea, a quien podemos ver hoy a una cuadra de la iglesia de San Marcos.

Y fue hace 18 años que esta vecina abrió su negocio en pleno centro de la ciudad, en Pichincha entre Palacé y Bolívar. Fue tanto el éxito que comenzó a soñar con expandirse en otros municipios. “Quise que fuera Envigado porque mucha gente de acá iba hasta el centro por su plátano maduro. La acogida ha sido exagerada, todo exagerado como lo de acá (risas). Tardé años en llegar acá, pero llegué”.

Lea también: El amor es el ingrediente secreto en la cocina de Caroline

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Maduros Mi Cliente (@maduros_mi_cliente_) on

Quiso ser diferente

Estuvo tentada a poner un negocio de empanadas y buñuelos, pero sus ganas de innovar le presentaron otro panorama. “Quise ser diferente y ofrecer un producto, también muy colombiano y delicioso, que le encantara a la mayoría de las personas. El maduro fue esa opción y gracias la la vida no me equivoqué”.

Y fue también gracias a una familia amiga que Andrea aprendió esta especial receta.”La aprendí en La Floresta con la familia Restrepo. Tenía yo unos 12 años y recuerdo que la tía Carmen (Restrepo) calaba los maduritos en un molde con mantequilla, luego le echaba bocadillo y después el queso parmesano. Años después me acordé de la receta y decidí emprender”. También pueden seguirla en su cuenta de Instagram @maduros_mi_cliente_.

Hoy es mamá de dos “niñas”, como ella las describe. Una de 23 años de edad y la otra de 19. “Los plátanos maduros me han sostenido durante estos 18 años y he sacado mi familia adelante. La clave es hacer las cosas bien, con amor, conversar con la gente amablemente… y si es de morbo, mejor (risas)”.

Un negocio que sin dudas se convertirá en un lugar infaltable para visitar en Envigado, no solo por sus delicias sino por la calidad de persona que es Luz Andrea, una “negrita exageradamente buena gente”.

Le sugerimos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de Envigado

Andrea también realiza domicilios en su patineta eléctrica.

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co