Beatriz, la de los “pasteles mafiosos” de Florida Nueva

Los mejores pasteles de arequipe en Laureles, Medellín

Beatriz, la de los “pasteles mafiosos” de Florida Nueva

“Los pasteles mafiosos” o “los pasteles pa’ almorzar”, así le dicen algunos comensales a los productos que doña Beatriz hornea en el barrio Florida Nueva (Medellín) desde hace casi 2 décadas. Lamentablemente a mediados de marzo se va del barrio.

No olvide: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Cuando Beatriz Carvajal habla con algún vecino nadie entiende de qué se trata, pareciera que de aposta estuvieran conversando en clave.

Pero no es así, ella conoce tan bien a la gente de la zona que no necesita que le digan explícitamente qué quieren comer o llevar para el desayuno.

¿Y cómo no? si hace 17 años, en una Semana Santa, ella y su esposo sacaron tímidamente una mesita metálica con 20 pasteles para ofrecerlos a quienes pasaban por la puerta de su casa, luego de asistir a las actividades religiosas de la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes.

“¡Y oh sorpresa! Ese día los vendimos todos en la primera procesión”. Desde entonces El Templo de los Ricos Pasteles, que luego de un par de meses abrió un local ahí mismo con todas las de la ley, se convirtió en un icono del barrio Florida Nueva.

“Muchos vecinos crecieron y otros envejecieron comiendo pastel de pollo con verduras, jamón y queso y arequipe“.

De hecho, hoy por hoy los “clientes de toda la vida” siguen pidiendo esos mismos sabores (que fueron los primeros) aunque en la carta ya haya más de 50 productos.

El tamaño (12×12) no es lo único llamativo de estos pasteles, el hojaldre y el relleno también son protagonistas.

También: La parva de doña Aída es famosa en Laureles

“La bola creció y ahora viene gente de todas partes de Medellín, Envigado, Sabaneta y Bello. Dicen que es un almuerzo completo porque hay de camarones, cañón, carne de hamburguesa, pollo, maicitos y queso; jamón ahumado, queso y tocineta; lasaña de pollo y de carne; entre otros”.

Mientras que de los dulces gustan el de arequipe tradicional, arequipe y nueces y arequipe, guayaba y brevas.

“Antes de que nos encerraran por el coronavirus vino un muchacho preguntando por mi, que porque los papás lo traían acá cuando era pequeño: “Vea yo me casé, tuve hijos, viví en Suiza y volví ¿Sabe cómo le decíamos nosotros a ustedes? los pasteles mafiosos, por grandes”, y como él decenas de personas que vienen a recordar sabores, anécdotas y familiares que ya no están”.

Le interesa: En medio del confinamiento, estos 3 amigos crearon La Fábrica del Pan

Doña Beatriz no es una experta cocinera. Sin embargo, para muchos esta mujer de 60 años hace los mejores pasteles de la ciudad. “Aprendí por necesidad, para sacar adelante a nuestros 3 hijos. La que me enseñó la técnica y la receta fue una señora de Belén, especialista en repostería, y no me cobró ni un solo peso”.

Cada producto es elaborado de manera artesanal: “Nosotros hacemos el hojaldre con las manos, calamos la piña con la receta de mi mamá y asimismo hacemos la zanahoria, la arveja, la carnes, todo… Eso es lo que nos hace diferentes”.

Además: María Camila heredó la receta de la torta de la judía

Para sus clientes es normal llegar a preguntar por un pastel y que doña Beatriz o Ángela, su ayudante, le digan que “no hay pero que si no tiene afán se lo preparan y se hornean en un momentico”.

Seguramente, dice, es lo que va más a extrañar cuando se vaya del barrio, pues los dueños de la casa le pidieron que desocupara. “Son 17 años y no es fácil ni irse ni despedirse… Incluso mis vecinos no saben que me voy, no he sido capaz de decirles”, agrega entre lágrimas.

Para principios o mediados de marzo, Beatriz espera que el El Templo de los Ricos Pasteles esté ubicado en un nuevo local, cerca al Colegio Corazonista (carrera 84 N° 35-116, Simón Bolívar), y que sus amigos de Laureles nunca la abandonen, “bien sea que me visiten o pidan a domicilio”.

Importante: Si se siente orgulloso de Laureles únase a este grupo de Facebook

Fotos Julio César Herrera
Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com