Aborrajados y bicicletas en un mismo lugar

Aborrajados y bicicletas en un mismo lugar

Andrés Garcés abrió en La Magnolia La Aborracletería, un lugar ideal para la gente que le gustan las antigüedades, ama rodar y además es fanática de los plátanos llenos de queso y dulce.

Además: El vecino de Envigado que les salvó la vida a estos animales

Cada Navidad, Andrés le pedía al Niño Dios que le trajera una bicicleta Mongoose, “de esas que tenían los ricos del barrio”. Sin embargo, tuvieron que pasar 30 años (y convencer a un vecino que se la vendiera) para poder tenerla.

Hoy esa misma que tanto deseó, modelo 1981, es la joya de su corona. Coleccionando y restaurando, Andrés Garcés lleva 5 años.

Le interesa: Marranitas, aborrajados, pandebonos y otras delicias vallunas hechas en Envigado

Empezó con “la chapulina”, una monareta amarilla con rojo que le compró a una señora que la tenía desde niña.

“Estaba trabajando en un almacén de bicis cuando ella llegó preguntando si se la podíamos arreglar. Yo me enamoré y le dije que me la vendiera... Su única condición fue que nunca saliera de ella”.

Recuerde: 40 años vendiendo solteritas en Envigado

Poco a poco llegaron a su vida más bicicletas clásicas, como la quiebra huesos, la chopper, la pantera, la kuwahara de la película E.T., el Velocípedo de 1900, entre otras que suman unas 30.

“Me encanta lo antiguo, sobre todo si tiene que ver con un medio de transporte que no solo marcó mi infancia sino la de todos los colombianos, acá todos tenemos una historia que contar con una bicicleta”.

No olvide: Vecino de Envigado cautivó al jurado del programa ‘Shark Tank’

La aborracletería

Antes de convertir el patio interno, el balcón y la sala de su casa en una galería, Andrés tenía la colección de bicicletas en su habitación. “No había por donde caminar”. De hecho, su mamá era partidaria de que las vendiera.

¿Eso para qué?—, preguntaba con insistencia.

Ma, espere y verá—, decía, como si presintiera que serían parte fundamental de su emprendimiento.

Le recomendamos: ¿En qué se convertirá antiguo colegio Palermo de San José en El Poblado?

Andrés no tenía pensado montar un negocio, sin embargo, conseguir empleo en medio de la cuarentena le resultó difícil, así que le propuso a su tío que vendieran aborrajados.

Recuerde: ¡El ambiente navideño ya se vive en las calles de Envigado!

“Como él es chef, cambiamos la receta valluna por una paisa, que fuera con platano maduro, queso mozzarella y bocadillo, arequipe o chicharrón”.

De igual manera, incorporaron al menú la hamburguesa de patacón (carne de res hecha en casa, queso cheddar, tocineta, cebolla caramelizada, lechuga, tomate, guacamole de la casa) y los plátanos a la francesa (chips de plátano verde, salchicha, pollo desmechado, pico de gallo, guacamole y queso rallado).

Además: Iglesia Santa Gertrudis, una joya para la historia de Envigado

Todos los días, entre las 11:00 a.m. y las 8:30 p.m., las puertas de La Aborracletería están abiertas, bien sea para comerse una de sus delicias, ver la colección bicicletas, tomarse jugo, disfrutar de un café, teletrabajar o pasar la tarde con amigos.

Pero lo mejor es que en “la esquina más platanera y bicicletera del Valle de Aburrá” siempre está Andrés para compartir su conocimiento y sus historias.

También: Si le gusta ser vecino de Envigado únase a este grupo de Facebook

(Visited 122 times, 1 visits today)