Los mangos de “Don Orlando” son famosos en Carlos E.

Los mangos de “Don Orlando” son famosos en Carlos E.

José Orlando Osorio vende mangos Tommy hace más de 9 años en este barrio de Laureles. Sus vecinos los reconocen por su amabilidad, carisma y la calidad de fruta que les vende.

Ya sea a pleno sol del medio día o en fuertes aguaceros, este vecino que se ha vuelto conocido y popular entre los vecinos de este barrio de Laureles, siempre está presente con su puesto de mangos Tommy, en la carrera 64A a la altura de la calle 52.

Durante más de 9 años siempre lo ha acompañado una carreta donde hecha los mangos fresquitos, algunos cajones que los utiliza para almacenarlos o para sentarse.

“Yo vengo de una familia humilde con mis padres y mis hermanos, nunca tuve la oportunidad de estudiar o hacer una carrera profesional y desde muy pequeño tuve que ponerme a trabajar para aportar en el hogar y así sostenernos todos”, cuenta el vendedor.

De interés para usted: Cambio de luminarias genera debate en Carlos E. Restrepo

Todos sus hermanos se casaron y se fueron a temprana edad de la casa y por eso a Orlando Osorio desde que estaba pequeño comenzó a vender frutas y así fueron pasando los años.

Vendedor de frutas siempre

“Un conocido me llevó por primera vez a la Minorista y allí aprendí a comprar la fruta, inicialmente vendía mangos, piñas, lulos, maracuyá, zapotes y bananos. La clave está en vender los productos más frescos y de la mejor cosecha”, explicó el vecino.

Sin embargo, hace 10 años que dejó de recorrer las calles de la ciudad, porque según él, el mango Tommy es la fruta que más gusta y más se vende.

Le sugerimos: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

“A mi edad no puedo hacer mucha fuerza, la resistencia disminuye y fue así como decidí quedarme en esta esquina de Carlos E. Restrepo. No tengo una razón, sentí que debería ser el lugar donde se venda el mejor mango de Medellín y ya llevo más de 9 años aquí”, comentó Orlando Osorio.

A sus 72 años este vecino vive en el barrio El Salvador, comuna 9 de Medellín, y todos los días se despierta a las 5:00 a.m. para ir a la plaza Minorista para comprar los mejores mangos. Gasta su tiempo en escogerlos pues analiza su textura, color, tamaño y dureza.

“Los mangos que yo vendo son maduros, tienen que tener una dureza exacta para que se pueda consumir, pero que no esté tan maduro para que no se dañe tan rápido. Con los años he aprendido a tener su punto exacto”.

Este vecino compra cerca de 200 mangos para 3 días y aunque los días de lluvias son los más pesados para las ventas, sus clientes no lo desamparan y siguen comprando cada fruta en $1000 pesos.

Lea además: Las mejores fotos del recorrido de Carlos E. Restrepo

Los fuertes aguaceros de los últimos días ocasionaron que se dañara el plástico que normalmente coloca para evitar mojarse. Por esta razón pidió una colaboración de algún vecino que pueda donarle alguna sombrilla grande.

El cariño de sus vecinos

Y no es por exagerar pero vecinos de otros barrios de la ciudad dan la pasada en el carro para comprarle mango a ‘don Orlando’.

Así como lo cuenta Angela Peña, residente del barrio Estadio, quien aprovecha las visitas a La Piloto para surtirse de mangos.

“Son muy jugosos, en muy buen estado y a mi familia les encanta. Hacemos jugo, ensalada, lo comemos solo con sal y limón”, concluyó la vecina.

Visite además: ¿Cómo tener plantas frutales en un apartamento?

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co
Fotos: Edwin Bustamante

(Visited 989 times, 1 visits today)