Lo doy porque quiero, proyecto de educación no formal

Lo doy porque quiero, proyecto de educación no formal

Andrew Smith es un vecino de El Poblado que siempre ha buscado ponderar la diversidad de fuentes de conocimiento pues “lo que vamos a necesitar puede venir de muchas partes”. 

“Uno cree que tira el conocimiento, pero las preguntas y los cuestionamientos siempre enseñan más”.

 

Estudió física influenciado por la pasión de sus profesores del colegio y desde ahí entendió que quienes son educadores deben ser aquellos que son apasionados por los temas que dictan y decidió que no quería terminar “encerrado trabajando en una oficina”, sino que su deseo era transmitir saberes sin prejuicios, sin dogmas.  

¿Qué es educación no formal?

La educación no formal (ENF) hace referencia a todas aquellas actividades que se llevan a cabo fuera del ámbito escolar, fuera de la estructura del sistema escolarizado, así mismo pretendiendo desarrollar competencias intelectuales y morales de los individuos. Se entiende como “educación no formal” al conjunto de procesos, medios e instituciones específicas y diferencialmente diseñados, en función de explícitos objetivos de formación o de instrucción, que no están directamente dirigidos a la provisión de los grados propios del sistema educativo reglado.

Únete a nuestro grupo de Facebook Vecinos El Poblado

Conocimiento para la vida 

Detuvo su proyecto de seguir con los posgrados porque vio que “en el sistema educativo no hay puesto para todos y si seguía por ese camino se iba a complicar”, entonces comenzó a leer todo lo relacionado con la educación y creó su proyecto educativo llamado Lo doy porque quiero.

Siempre ha creído que la naturaleza del ser humano es dar y que de verdad uno da sin esperar nada a cambio, por eso “monté un espacio para que la gente pudiera compartir el conocimiento que quisiera, pero en un ámbito no académico, sino en un bar o en un café o hasta en el espacio público, yo disponía todo para que la gente propusiera un tema y fuera el disparador para hablar”.

En La Bruja también se realizan exposiciones de arte y conversatorios, como las sesiones de Lo doy porque quiero.

 

El nombre crea confusión por el doble sentido, pero fue útil para el voz a voz ya que “hace que las personas pregunten qué es y al explicarles se interesan y asisten a ese espacio en el que buscamos cuestionar, desde lo que yo viví, y romper esas barreras invisibles de que el profesor está en una tarima y es el que tiene el conocimiento, que la universidad dice qué es conocimiento, el creer que uno adquiere conocimiento solo para el trabajo, pero no estamos trabajando, estamos viviendo y el conocimiento tiene que ser más amplio que nuestro quehacer”. 

Esta labor también la realiza en su editorial La Bruja, donde imprime con la técnica de la risografía, un mecanismo más ecológico que atrae a muchos que quieren aprender sobre él, entonces le permite “mantener la parte educativa que es lo que me gusta, porque siempre quiero enseñar”. 

¿Qué es la risografía?

La risografía es un sistema de impresión digital de alta velocidad fabricado por Riso Kagaku Corporation. Fue diseñado principalmente para realizar grandes tiradas de fotocopias e impresiones. Fue lanzada en Japón en agosto de 1986. A menudo se conoce como duplicadora digital o impresora-duplicadora, ya que los modelos más nuevos pueden usarse como impresora conectada a un ordenador y como duplicadora autónoma. Imprimir o duplicar numerosas copias (generalmente más de 20) con la misma imagen resultaba normalmente mucho más económico que una fotocopiadora, impresora láser o de inyección de tinta convencionales.

La técnica risográfica es un mecanismo que funciona con planchas que imprimen cada color. “Es demorado, pero es más amigable con el ambiente”.

 

En cada proyecto busca tener una parte que no se preocupe de lo económico y, así, poder disfrutar más: “yo trato siempre de alejarme un poco del tema económico para que en el quehacer diario el dinero no sea un impedimento para compartir conocimiento“.

Asegura que “lo que estamos haciendo aquí es muy valioso y me siento muy feliz, pero podría ser más si no tuviera encima siempre ese asunto económico taladrándole a uno la cabeza, si ese lado la humanidad lograra apartarlo todos seriamos más felices porque siempre estamos volcados y concentrados en el dinero y así no es, no debería ser así”. 

Fotos: Esneyder Gutiérrez

Por: Andrés Bedoya

johanb@gente.com.co

(Visited 237 times, 1 visits today)