Su propósito es vivir en gratitud

Su propósito es vivir en gratitud

Su propósito es vivir en gratitud

“Tu nombre es Sofía y estás en la Clínica Medellín”. Su respuesta fue el llanto. Luego de pasar 10 días en estado de coma, a Sofía Spaggiari le tocó volver a aprender a leer y a escribir. No entendía qué pasaba, aunque escuchaba que se debía una intoxicación. Desde entonces su vida se convirtió una lucha constante que hoy la hace decir: “Gracias”.

Esta joven llegó desde Manizales hace 4 años para estudiar Administración de Negocios en Eafit. Dice que la Ciudad de la Eterna Primavera la recibió con alegría y un montón de ilusiones.

Sin embargo, luego de atravesar un periodo difícil para su salud entró en depresión y a pesar de visitar a varios profesionales para que le recomendaran “qué podía hacer para volver a ser feliz”, no encontró solución.

“¿Por qué a mí?” era la pregunta que siempre la acompañaba. Fue todo un reto para esta joven retomar sus quehaceres y recuperar el ritmo de la Universidad. Se sentía desdichada por esa situación, hasta que descubrió que siempre había tenido a su alcance lo que necesitaba para sentirse plena, pero ella misma no se lo había permitido.

“Dejé de buscar en el exterior las razones y empecé a agradecer por todo lo que me brinda el día: por abrir los ojos, por la lluvia, por mi casa, por mis amigos, por mi familia. Comencé concientizarme de eso en un bloc de notas y escribía por qué daba las gracias. Eso fue magia, a partir de ese momento la vida me devolvió cosas hermosas”.

A la par hizo un diplomado en coaching y programación neurolingüística. Ahí reafirmó que, efectivamente, ella no se creía merecedora de grandes oportunidades y por eso nunca llegaban. “Estaba viviendo como me habían dicho que debía hacerlo: estudiando, trabajando y haciendo un montón de cosas que ni me llenaban la atención”.

Esta vecina de 22 años edad hizo una reflexión sobre el giro que dio su vida y quiso compartir su experiencia con quienes de pronto estuvieran anhelando un cambio. Ahí encontró su propósito: “Servir e inspirar a los demás con amor y gratitud”.

Aunque no tenía idea sobre diseño gráfico, aprovechó su creatividad y pasión por el arte para hacer “una guía práctica, útil y cotidiana que ayudará a conectar a la gente con estados profundos de gratitud y bienestar”.

Buscó apoyo en Alejandra Arredondo, de la comunidad Embajadores de Felicidad, y juntas sacaron adelante Yo Vivo en Gratitud, una libreta que incluye 20 actividades prácticas sobre autoestima, 12 frases inspiradoras y un diario de gratitud por 2 meses para crear el hábito de agradecer.

“La idea es crear una revolución amorosa de amor, que las personas digan gracias desde el corazón y no simplemente por ser educadas. Además, quiero que el mensaje le llegue a todo el mundo, por eso, por la compra de un diario, yo llevo esta herramienta a una población de escasos recursos, para que ellos también puedan vivir en felicidad”.

*Nota publicada en la edición del 22/02/2019 de Gente El Poblado.
Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Octubre 4, 2019

Categoría

El Poblado, Gente, Vecinos

Tags

agradecer, coaching, el poblado, libreta, Medellín, programación neurolingüística, vivir en gratitud