Isabel Londoño dejó la alta costura para dedicarse a la moda del día a día

Isabel Londoño dejó de diseñar vestidos de novia

Isabel Londoño dejó la alta costura para dedicarse a la moda del día a día

Esta diseñadora de El Poblado (Medellín) le hizo los vestidos de bautizo, primera comunión, fiesta de quince años y matrimonio a más de una vecina. Luego de 20 años de trabajo dejó la alta costura para dedicarse a la moda del día a día.

No olvide: Nuria celebra el cuerpo, el glamour y la comodidad

Se le entrecorta la voz. Respira profundo. Llora… “Cerrar el almacén, fue para mi como enterrar un hijo de 20 años. Se me retuerce el alma”. Las importaciones, la competencia y el mercado online acabaron con el trabajo y el esfuerzo de más de 2 décadas de Isabel Londoño, que en febrero pasado cerró su tienda de vestidos de novia.

Justo antes de la pandemia entregó las llaves del almacén en el que estuvo cerca de 7 años, ubicado al frente del Diez Hotel Categoría, y guardó todos sus diseños en una de las habitación de su casa. Entró en depresión.

Además: Ellas hacen diseñadores a jóvenes con síndrome de Down

Sin embargo, luego de un par de meses, esta mujer de 44 años de edad sacó todos los vestidos y trajes de las bolsas negras y los colgó en unos racks para ponerlos en venta.

Al mismo tiempo, se matriculó en cursos de bordado mexicano y customización de prendas. Aprendió un arte nuevo, se rediseñó y creó una marca que piensa lanzar a mediados de septiembre. Ahora ya no está dedicada a la alta costura, sino a la moda del día a día.

“De que estás hecha, puntadas con alma, nació de la tristeza. Cada prenda es única, tiene una identidad, una esencia: fuerza, pasión, equilibrio, luz, fe… En cada una dejo mi corazón”.

Recuerde: Andrés Pajón y Felipe Cartagena, los dos guerreros de la moda en Medellín

SU PASIÓN ES VESTIR A LAS NOVIAS

Mientras Isabel Londoño cursaba cuarto semestre de Arquitectura en la Universidad Pontificia Bolivariana y desarrollaba un proyecto sobre una tienda de modas, se enamoró de los trajes, el canutillo, los hilos, las agujas y las máquinas.

Inspiró su investigación académica en el diseñador de moda japonés Issey Miyake. Se la solló, dice, “y le expresé a mi mamá que quería cambiarme de carrera, pero ella se empeñó en que debía recibir el título de arquitecta”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Isabel londoño novias.

Una publicación compartida por ISABEL LONDOÑO (@isabel_londono_novias) el

Sin embargo, de regalo de grado la mandaron para Madrid, España, a hacer una especialización en Alta Costura. Doña María Soledad Suárez, su madre, no podía cortarle las alas a quien desde pequeña creció rodeada de vestidos de novia.

“Mi abuela, Sofía Sanchéz, vistió a todas sus hijas en el día de su matrimonio y como muchas vecinas admiraban su trabajo, le pedían que les hiciera un vestido igual” Así empezó, hace más de 35 años, una cadena de alquiler de vestidos de novia.

Recomendado: La moda, una pasión que Paula lleva en la sangre

El primer almacén fue el Jardin de Novias, en la Plazuela Uribe Uribe. “Después mi mamá, que era psicóloga e ingeniera, abrió los suyos. De hecho, alcanzó a tener 7 casas de alquiler. Eso fue el boom en los 90”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Diseñamos pensando en cada detalle. #vestidospersonalizados #noviasunicas #noviasperfectas. Estamos en días de novias , abril 16 y 17 . Los esperamos!

Una publicación compartida por ISABEL LONDOÑO (@isabel_londono_novias) el

Las modistas del taller le enseñaron a Isabel las bases. Eso sí, en la infancia doña Sofía fue la primera en darle un trapo y una aguja para entretenerla.

En el 2002, después de su estancia en Europa, abrió Isabel Londoño Novias con 20 vestidos (10 que le regaló su abuela, 5 que mandó a hacer y 5 que ella misma confeccionó). Aunque siempre tuvo ayudantes, esta vecina de El Poblado nunca delegó el bordado.

Le interesa: Ahora este par de amigas diseña ropa de playa para la ciudad

Cada uno de los más de 1000 vestidos que hizo tienen sus puntadas. “Me quedaba hasta al amanecer haciendo esos encajes… Llegaba el punto en que estaba tan cansada que mi esposo me enhebraba las agujas”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Ehhhh quiayyyy!!! Algo se está cocinando…..#dequeestashecha #puntadasconalma

Una publicación compartida por ISABEL LONDOÑO (@isabel_londono_novias) el

Con sus creaciones Isabel no solo participó de las grandes ferias del país, sino que también vistió a familias completas, desde el bautizo, la primera comunión, fiesta de quince años y hasta el matrimonio.

“Hacer un vestido de novia es un proceso mágico, es coser sueños y felicidad que tiene como recompensa lágrimas de alegría, sonrisas y abrazos de quien lo lucirá en el gran día”.

Importante: María José hace “piezas de arte comestibles”

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co