Intento de tala en la 80 con la 30 causó indignación entre los vecinos

Intento de tala de árboles en Belén La Palma, Medellín

Intento de tala en la 80 con la 30 causó indignación entre los vecinos

El daño que le hicieron a estos árboles ubicados en la glorieta de la avenida 80 con calle 30 tiene indignados a los vecinos de Belén La Palma.

Estos son los urapanes que fueron lastimados en su tallo por un vecino de La Palma (Medellín). Aunque los árboles no fueron talados completamente, sí fueron víctimas de un corte profundo, sin que se contara con el permiso de la autoridad ambiental para quitarlos del paisaje.

Según Elías Bedoya, integrante de la mesa ambiental de la comuna 16, este caso “se le atribuye al propietario de un negocio de comidas quien picoteó la corteza de estos 2 árboles causándoles heridas, y aunque uno de ellos ya estaba seco, el otro se encontraba en perfecto estado. Sin embargo, no contaba con ningún permiso del Área Metropolitana para hacer una intervención”.

Según este vecino, “la comunidad está muy sentida con esta persona por no cuidar el patrimonio ambiental de Belén. Después de este incidente y con el fin de mitigar un poco el daño a los árboles, este hombre decidió colocar una cinta y un plástico alrededor de las cicatrices que le quedaron”.

Lea además: La tala de un árbol en Florida Nueva generó indignación entre los vecinos

Sin embargo, para vecinas como Nathaly Monsalve este tipo de acciones no tienen ningún tipo de justificación y se deberían emprender acciones legales frente a los responsables.

“Son pocos los árboles antiguos que nos quedan en Belén como para que lo estén destruyendo. No existe razón para talarlos, ya que los únicos que pueden determinar que están secos o enfermos es la entidad ambiental”, aseguró la vecina de La Palma.

Hay daños que son irreparables

Gente consultó con Mauricio Jaramillo, ingeniero forestal y experto en árboles patrimoniales, sobre el daño realizado a estos urapanes, una especie que fue traída a la ciudad desde Guatemala,  en los años 60.

“La recuperación es cuestión de cada uno de los árboles porque el tallo es el conducto por donde la savia y todos los minerales pasan a las hojas y desde allí se crean todos los elementos para que la especie se encuentre en buen estado, se proteja y siga con vida. Sin embargo, este corte cercano a los 15 centímetros puede ser irreparable“, añadió el experto.

Le sugerimos: Adiós a uno de los árboles más emblemáticos de Belén

Según Jaramillo, estos urapanes pueden tener 30 años desde que fueron plantados. De esta especie se saca madera para la fabricación de elementos de carpintería caseros, ya que es una madera muy blanda. Además de ser un excelente método de plantaciones forestales debido a su masificación de ramificaciones.

La entidad ambiental ya está enterada

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva) ya fue notificada sobre la situación por medio de la queja de varios ciudadanos, lo cuales aseguran tener identificada a la persona responsable. Desde esa entidad le explicaron a Gente que se encuentran investigando los hechos, además indicaron que en caso de que el supuesto implicado resulte culpable podría ser sancionado económicamente.

“En caso de presentarse una “tala ilegal” como lo indica, la persona natural o jurídica podrá estar incurso en un proceso sancionatorio ambiental a quien se le aplicaría la ley 1333 de 2009. La multa en este caso puede darse hasta por cinco mil salarios mínimos mensuales legales vigentes“.

De igual manera, se evaluaría por parte de la autoridad ambiental la obligación de reponer los árboles, y de su cuidado por un buen período de tiempo.

De interés para usted: ¡Ojo con talar las palmas secas! Son el hogar de las guacamayas

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co