Gildardo Montoya, el ‘Gitano groserón’ que aún prende las fiestas de diciembre

Gildardo Montoya, el ‘Gitano groserón’ que aún prende las fiestas de diciembre

Todavía se le salen las lágrimas a Marcela, hija del recordado músico antioqueño Gildardo Montoya, vecino de Belén Los Alpes y quien murió el 25 de noviembre de 1976 en un accidente de tránsito en Medellín. A la pregunta: ¿Qué le diría a su papá si pudiera hablar con él en este momento? El taco en la garganta de Marcela no la deja responder con facilidad. “Es una pregunta muy dura porque le diría muchas cosas… No sé”.

Un sonido eterno

Silvia Cruz, el amor de la vida de Gildardo Montoya, su esposa, y quien aún vive en este barrio del occidente de la ciudad, prefiere no hablar de este hombre que marcó su vida para siempre. Los adornos navideños dejaron de ponerse en su casa y diciembre es como si fuera un mes inexistente.

Lea además: El Poblado, la cuna de los éxitos musicales

Sin embargo, le ha quedado imposible enmudecer las emisoras que constantemente hacen sonar la música del también conocido ‘Trovador del Valle’.  “Todos los días lo recuerdo y me alegra el corazón que las personas lo tengan aún en su mente. Cuando suena la música de mi papá me emociono, me da alegría, incluso, hay gente que no sabe que él ya murió”, relata Marcela.

Canciones como ‘El gitano groserón’, ‘Dele por ahí’, ‘Seguro que sí’, ‘Como yo soy tan raro’, ‘El andariego’, ‘El arruinado’, entre muchas otras, hacen parte del repertorio infaltable de diciembre, dejando a Gildardo Montoya como un ícono de la música parrandera en Colombia. “No importa si está de aniversario 45, 42 o 38, cada año mi papá es recordado por nosotros y por la gente que escucha su música”, cuenta Marcela.

Lea también: El pesebre y el árbol de Navidad más grande están en Belén Miravalle

Le puede interesar: FOTOS: así se ven encendidos los alumbrados navideños en Medellín

Gildardo tendría en la actualidad 82 años y muy seguramente estaría cantando sus parranderas al lado de los suyos… Lanzando producciones al público apasionado por dicho género.  El legado de este cantante inspiró también a los grandes de la música tropical en Colombia, incluyendo a Rodolfo Aicardi y a Gustavo ‘el Loko’ Quintero, exponentes inigualables del género bailable en nuestro país.

En la actualidad, su otro hijo, Wilmar David Montoya, recorre el país con las canciones de su papá. De hecho, canta muy parecido. “Mi mamá ni lo escucha porque canta igual (risas). Hasta ahora, le ha ido muy bien con sus conciertos y más en estas fechas que ya hay pleno ambiente decembrino”, comenta Marcela.

La música del ‘Gitano groserón’ se interpreta más allá de lo vulgar o doble sentido. Allí se refleja la vida de un contador de historias que se niega a desaparecer de la radio y los bafles a alto volumen. Es como si las canciones de Gildardo Montoya estuvieran incluidas en la canasta familiar, junto a los buñuelos y la natilla.

Le recomendamos: Así se vive la Navidad en los centros comerciales de Medellín

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co

Fotos: Cortesía familia Montoya y archivo El Colombiano

(Visited 793 times, 1 visits today)