El Mono vende aguacates en El Poblado hasta con Código QR

Historia del vendedor de aguacates de la Intermedia en El Poblado, Medellín

El Mono vende aguacates en El Poblado hasta con Código QR

Conozca la historia de Andrés, el vendedor de aguacates que al inicio de la cuarentena le hizo domicilios a sus clientes y ahora tiene código QR.

Además: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Luego de estar 42 días en cuarentena, Andrés Pulgarín, o El Mono, como le dicen sus clientes, regresó a su puesto de trabajo. Los mismos vecinos que le ayudaron a mantener su negocio mediante los domicilios y a vender aguacates dentro de las unidades residenciales, lo animaron a recibir sus pagos con Código QR para que no manipulara tantos billetes.

Las ventas ya están alcanzado la normalidad. Ahora vende 60 kilos en vez de 80, (unas 100 unidades aproximadamente), mantiene el antibacterial y el alcohol a la mano y está convencido de que las personas del sector lo apoyan porque aprecian su dedicación.

El 18 de octubre 2020 Andrés cumplirá 4 años de vender aguacates en La Intermedia, justo en la frontera entre Medellín y Envigado, aunque él dice, muy convincente, que su puesto está ubicado para el lado de El Poblado. “Desde tronquito para allá cambia el municipio”, dice, apuntando con el dedo hacia el sur.

Lo cierto es que sus clientes son de todas partes. “Por acá pasan casi siempre los mismos carros, a veces paran y me compran, aunque algunos lo hacen diario y hasta me escriben por WhatsApp para que les guarde uno bien bueno”.

Antes de dedicarse a la venta callejera, este vecino de Belén Aliadas (Medellín) trabajaba como vendedor de ropa en un almacén del Parque Comercial El Tesoro, “en una de las salidas a almorzar vi un montón de aguacateros y pensé: ‘Eh, al rico como que le gusta mucho el aguacate’”.

No se pierda: Vecinos de Laureles les dieron una ayuda a los vendedores ambulantes

Hizo cuentas y si vendía por lo menos 40 diarios, con una ganancia de $ 1000 en cada uno, se hacía un sueldo más alto que el que ganaba trabajando en una tienda.

“El administrador me dio libres un viernes y un sábado para que hiciera el experimento. Le compré 20 aguacates a un señor que se hace por Las Palmas (arriba de San Diego) y me hice al lado del Centro Comercial Santafe”.

Ahí no vendió nada. Sin embargo, al día siguiente, después de andar mucho, llegó al lugar en el que aún permanece. “Vendí un aguacate pero no me rendí, al domingo fueron todos”.

Le interesa: Durante esta cuarentena Tulio recomienda salvar a un emprendedor

Al principio Andrés alternaba su empleo en las tiendas con la venta de aguacates, hasta que consiguió un proveedor en la Plaza Minorista y renunció.

Él mismo atiende a sus clientes y escoge los aguacates para asegurarse de que no les echen veneno, estén maduros y no tengan magulladuras. “Casi todo el mundo cree que sabe de aguacates, pero yo tuve que partir muchos para aprender a conocerlos”.

Importante: La virtualidad le cambió la vida a este emprendedor de Envigado

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Julio 21, 2020

Categoría

El Poblado, Emprendedores, Gente

Tags

aguacate, aguacates, carros, clientes, código qr, coronavirus, cuarentena, domicilios, economía, el poblado, emprendimiento, envigado, exito, frontera, intermedia, Medellín, motos, poblado, transversal, transversal intermedia, vendedor, ventero