Carlos Julio escribe las historias ajenas

Carlos Julio escribe las historias ajenas

Carlos Julio escribe las historias ajenas

El 26 de febrero este vecino de San Joaquín (Medellín) lanzó su primer libro, Cuento con tus cuentos, en el que narra sus anécdotas y las de los demás. Conózcalo.

Para cualquier conversación, Carlos Julio Ramírez, tiene listo un chiste o un refrán acompañado de una risa cómplice que logra que hasta el interlocutor más tímido se sienta en confianza. Una personalidad bastante favorable para quien escucha anécdotas por la calle y después se sienta a escribir un relato.

Luego de un par de carcajadas y asegurar que tiene ¨todos los años del mundo¨, este vecino confiesa que cumplió 71 y que desde hace 20, se dedica a escribir.

No obstante, en la adolescencia, hizo un par de poemas cortos que, a pesar de que no guardó, aún recuerda al pie de la letra: ¨Soy como gaviota que de azul se nutre/besando las aguas, prosando las brumas/en pos de quimeras con rítmico vuelo/cabalgando en olas y acunando espumas¨.

En esa época, dice, no era muy dado a escribir, pero la pluma y el papel le servían de catarsis. Apenas se graduó del Liceo San Rafael de Belén, comenzó a estudiar Filosofía en el Seminario Nacional Cristo Sacerdote y en la UPB, sin embargo, prefirió pasarse para Ciencias de la Educación (Español-Literatura) en la Universidad de Medellín.

Lea además: Después de 55 libros, Björn escribió una novela en español

¨Enfoqué mi profesión en los colegios femeninos oficiales, para defender la educación pública y trabajar por la clase obrera. Fui nombrado profesor de la nocturna en el Carmen de Viboral, donde fui cofundador y estuve durante muchos años¨.

Carlos Julio tiene un listado largo de instituciones educativas en las que trabajó, pero fue en la Lola González en la que exploró la narrativa y se aventuró a escribir.

En el 2000 creó el periódico mural El Criticón en el que exponía las algunas circunstancias del colegio con las que no estaba de acuerdo: ¨Lo hacía dando golpes con guante blanco, para no ofender. Duro con las ideas y suave con las personas¨.

A partir de esa experiencia descubrió que tenía facilidades para la escritura, por eso cuando se jubiló se dedicó de lleno a la narrativa.

Le sugerimos: En la edición de los libros encontró su dicha

¨En el 2002 me retiro y desde la tranquilidad de mi casa sigo escribiendo mis relatos, ya no con temas tan particulares como en la Institución, sino más generales, pero sin dejar de ser útil a la sociedad¨.

La amistad, el amor, la problemática social, la muerte, el dolor y la soledad (como otros escritores), son su fuente de inspiración para esos momentos del día en los que inesperadamente siente la necesidad de dejar fluir cada idea.

¨Eso sí, me demoro un montón corrigiendo lo que escribo. Primero lo dejo reposar y al día siguiente leo y digo: ¨esto son ripios, no valen la pena¨ o lo mejoro¨.

El año pasado Carlos Julio le pidió a alguien que digitara sus apuntes y comenzó a elaborar su primer y único libro, Cuento con tus cuentos, donde publicó 23 relatos, de los que algunos parecen más un poema.

¨Atreverse a escribir y publicar a estas alturas de la vida, es como se dice, imitar el canto de un cisne, que solo canta poco antes de morir o, como dijo Alfredo Conde, robarle vida a la muerte¨.

Siga leyendo: Disfrute de las actividades virtuales que ofrece la Piloto

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Abril 4, 2020

Categoría

Gente, Laureles, Vecinos

Tags

Aldulto, anecdota, Carmen de Viboral, clase obrera, Cuento con tus cuentos, educación, escritor, historias, laureles, libro, Medellín, papel, poema, primer libro, profesor, refran, relatos, san joaquín, sociedad, util