El barrio de Envigado que se detuvo en el tiempo

El barrio de Envigado que se detuvo en el tiempo

Y gracias a su cualidad de conservar sus espacios antiguos, el barrio San José de Envigado es visitado por turistas y demás personas que se ‘amañan’ en uno de los sectores más comerciales del municipio. Recorrimos la calle 40 sur, aquella que nos cuenta historias gracias a su especial infraestructura.

Lea además: Santiago y su historia de amor en La Casa de las Piedritas de Envigado

La iglesia San José fue fundada en 1956, cuando terminó su construcción, la misma que inició 11 años atrás en un terreno donado por las hermanas Elvira y Lucía Rendón. A un costado, la hoy llamada calle 40 sur aún conserva las viviendas que vieron nacer al barrio San José, llamado así por los arrieros que vivieron en el sector, devotos de este santo. Dicha calle empata con la Universidad de Envigado, antigua fábrica de tejidos Rosellón.

Yuli Gómez, comerciante de helados en el sector, invita a todos los envigadeños a San José por “su buena oferta gastronómica”. Y así el comercio haya llegado al barrio, la esencia y la infraestructura permanecen. “Vivo acá hace 62 años y muchas cosas no han cambiado. De las calles que más están iguales es esta, la 40 sur”, dice Marleny Ochoa, vecina de la zona.

Lea también: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de Envigado

Le puede interesar: Un granero de Envigado que solo vive en el recuerdo de los vecinos

Y es así, las casas de la cuadra aún están en pie y sus fachadas cuentan esas historias familiares que tanto encantan a los vecinos. “Ya hay gente que no está y da mucha nostalgia, pero las nuevas personas que llegaron han cuidado la esencia del barrio. Son buenos vecinos”, comenta Edilberto Suárez, administrador de una de las tiendas.

Salir al parque de San José es encontrarse de nuevo con la vida del barrio: tiendas, farmacias, ferreterías, bares, puestos de comida, supermercados, charcuterías, barberías, etc., nos demuestran que este sector de Envigado no quiere que mueran sus antepasados. “Venir a San José y pasar por el barrio Mesa es como volver a mi niñez. Vivo en San Marcos, pero viví varios años allá… aún se conserva mucho”.

El monumento a San José, la Casa de las Piedritas, el granero Las Quince Letras y las fachadas de las casas tradicionales son algunos de los puntos de referencia para que turistas se enamoren del barrio que se detuvo en el tiempo.

Le recomendamos: Si amas a Envigado únete a este grupo de Facebook

Redacción y fotos: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co

(Visited 1.254 times, 1 visits today)